Lluvias complican acciones de bloqueo ante casos sospechosos de dengue

PROVINCIALES

La fumigación no tiene efecto de aplicación cuando llueve y, junto a la caída de granizo, se generan más criaderos de mosquitos en la ciudad.

Debido a la biología del mosquito Aedes aegypti, transmisor de dengue y de otras enfermedades, la vegetación y el clima juegan un rol fundamental en la dispersión geográfica y las dinámicas de transmisión. Sumado a esto, tanto la interacción entre personas como la relación entre las personas y el ambiente influyen decididamente sobre la proliferación del vector.

«La situación regional es complicada. Paraguay y Bolivia no han cortado la circulación, y hay provincias como Chaco que vienen mostrando casos de dengue en los últimos meses», señaló el director de Vigilancia y Control de Vectores de la Municipalidad de Posadas, Fabricio Tejerina, en diálogo

A su vez, puntualizó que se realizan acciones dedicadas a la prevención. «Es imposible para el Estado poder estar en cada patio y sacar los criaderos que hay. Trabajamos con las comisiones vecinales, para que se lleve la información a los vecinos y colaboren. Después, hacemos acciones de control focal, descacharrado, aplicación de larvicidas y control de gomerías», dijo. No obstante, lamentó que «desde el Estado hacemos todo lo posible pero vemos que, en esta situación, con lo que hacemos no alcanza».

En este sentido, hizo hincapié en que la sociedad en general debe permanecer atenta para evitar criaderos de mosquitos y el ingreso de los mismos a los domicilios. «Cualquier lugar que pueda acumular agua puede ser un criadero; muchas veces están en altura y no los vemos. Cuando hacemos monitoreos vemos huecos de árboles, canaletas y bocas de tormenta. Pedimos a los vecinos que, después de la lluvia, puedan recorrer el patio y limpiar todas las cosas que acumulan agua», remarcó.

«Las lluvias hacen que estemos más atentos para disminuir los criaderos y el granizo genera más problemas porque genera más lugares donde se acumula el agua. Tenemos que seguir trabajando fuertemente en la prevención, la promoción y la acción. Hay mucha gente que sabe en conocimiento pero actitudinalmente no toma las medidas. Si la situación empeora, empeora la salud de las personas», advirtió el funcionario.

Algunas recomendaciones son tener mosquiteros, aplicar productos insecticidas dentro del domicilio y mantener la casa cerrada para evitar el ingreso de mosquitos. Principalmente, los patios y las piletas deben mantenerse limpios. «En verano no hay tanto problema porque la gente usa la pileta y la mantiene limpia con productos químicos. Igualmente, si no se está usando, pueden aplicarse productos larvicidas para controlar. Las piletas pelopincho son más complicadas porque no tienen sistema de filtrado, como las de mampostería, por lo que se pide a las personas que las limpien cada siete u ocho días», indicó Tejerina.

«Es un problema social el dengue, así que debemos tener en cuenta ese tipo de actividades comunitarias en la manzana para bajar el riesgo», subrayó. Por otra parte, aclaró que los bloqueos epidemiológicos se realizan cuando el Ministerio de Salud advierte sobre casos sospechosos, aunque las constantes precipitaciones retrasan varios días las acciones de bloqueo. «Cuando llueve no podemos realizar fumigaciones por una cuestión de seguridad del personal y por efectos de la aplicación», explicó.

Total Page Visits: 11 - Today Page Visits: 1