“La inflación está completamente desbordada”

GENERAL

Lo advirtió Alejandro Pegoraro, director de Politikon Chaco, tras darse a conocer hoy el IPC nacional y las estratosféricas cifras del NEA. El ministro Massa «se está quedando sin tiempo y sin herramientas, con datos catastróficos».

Este martes se dio a conocer que la región Nordeste del país, donde se encuentra la provincia de Misiones, superó el promedio general de la inflación en el país, que fue del 6,6%, y alcanzó el 7,8% de aumento en el pasado mes de febrero.

Ante este nuevo y alarmante número, Alejandro Pegoraro, director de la consultora Politikon Chaco, dio a conocer su postura y análisis en una charla.

“El ministro de Economía (Sergio Massa) se está quedando sin tiempo y sin herramientas. El dato de febrero es catastrófico. A nivel nacional, si bien estuvo por encima de las expectativas, se dio dentro de un rango medianamente esperable que fue el del 6,6%. Pero si vamos particularmente el caso de nuestra región (NEA), 7,8% es un un golpe muy duro, sobre todo cuando empezamos a ubicar este dato en el contexto temporal: desde que se mide la inflación regional del NEA, que se inició en diciembre de 2016, es la suba mensual más alta de todas“.

También remarcó que “la medición interanual del 105% continúa rompiendo su propio récord, desde el techo sigue y sigue creciendo”.

“Hay muchos elementos de preocupación. En este caso del mes de febrero, lo que se conoce como los precios núcleo -es decir, aquellos que se mueven libremente, sin regulación- crecieron casi el 9%. Entonces estamos viendo que mas allá de los precios cuidados, precios justos y de un montón de cuestiones que la política económica impulsó,  el fenómeno de la inflación en términos integrales está completamente desbordada”, advirtió.

Pobreza de nunca acabar

“Estos datos tiran para abajo ya cualquier optimismo de llegar a la meta esa que se plantea el Gobierno nacional en el Presupuesto, del 60 por ciento anual: es imposible cumplirla a esta altura”

Por otra parte, adelantó que este 2023 será no solamente muy parecido al 2022, sino que incluso según se mueva la economía en los próximos meses, puede ser todavía peor que el año pasado; con todo lo que eso implica.

Aumentos de precios

Ya en el ámbito particular de alimentos y bebidas no alcohólicas, la división creció un 9,8%, o sea que creció 2 puntos por encima de la general; y es la suba más alta desde que se mide, desde 2016.

“Esta es una región donde los hogares destinan más dinero para la compra alimentos que otras regiones; una suba como esta no solamente pulveriza la capacidad de compra de las personas, sino que además también pone muchísima presión cuando queremos hacer alguna proyección de los valores de la canasta básica alimentaria, que es lo que define la línea de indigencia, y la canasta básica total, que define la línea de la pobreza”.

Y todo ello “encima se da en un contexto de propaganda de los Programas de precios cuidados, precios justos y como quieran ponerlo. Entonces marca un poco de manera más cruda y mucho más dolorosa, el problema del desborde la inflación”.

“Poder bajar en los próximos meses ese 7,8%, para mantenerle a un nivel medianamente estable en 5%, por ejemplo, se torna muy, pero muy complicado. Al final del día, lo que quiero terminar generando es un empeoramiento en las condiciones de vida de la gente“.

Pegoraro también dedicó un capítulo específico a que en el NEA lo que más aumentó en febrero fue la categoría de Educación. “Creció un 15%. Si bien hay factores vinculados justamente al inicio de clase, es una aceleración en el crecimiento de los precios que no solamente es fenomenal en términos de magnitud, sino que prácticamente es inaudita para un mes de febrero. En marzo esperamos que crezca 20% siempre, históricamente, pero no en febrero 15%”.

Atacar los problemas de fondo 

“Lo que el Gobierno no tiene, no quiere, no puede o no sabe cómo (hacer) es encarar un programa de política económica que no solamente se limite a poner parches. Ir a la cuestión de fondo. Y una de las tantas cuestiones de fondo a resolver es la política económica y monetaria”, destacó.

Asimismo, adelantó que “continuar apelando a Sergio Massa como una especie de conciliador es un error. Lo que el Gobierno debe apelar es a un equipo económico que realmente entienden el fenómeno y que todo el programa económico nacional, de manera integral, se alinee bajo  un esquema justamente de baja inflación”.

También dejó en claro que “el problema hoy para la Argentina no es crecer solamente, obviamente que tienes que querer seguir creciendo, pero el problema argentino es cómo estás distribuyendo el crecimiento, cómo estás controlando las variables que se mueven en paralelo a tu crecimiento; y una de ellas es la inflación”.

Entonces dijo que “si no ponés sobre la mesa un programa económico integral en donde todas y cada una de las acciones en materia económica -ya sea metas fiscales, subsidios, política monetaria, política económica, fiscal, política cambiaria, incentivo al consumo- se alineen en un programa que apunta a bajar la inflación, vas a seguir recurriendo a parches”.

“La inflación no es únicamente que subió el precio del arroz; la inflación es el aumento generalizado del sistema de precios. Y hablamos de más de 30 mil precios que se relevan todos los meses”.

“Lo que hoy no tenemos es un programa económico que apunte justamente a la complejidad del problema. Así estamos como estamos, lamentablemente”, reflexionó.

Por último se le preguntó a este analista que si la gente aún cree en tiempos de campaña, cuando los políticos apelan a las soluciones mágicas y dicen que van a bajar la inflación. “Creo que no; creo que la gente, en general, está entendiendo que la inflación es un fenómeno mucho más complejo de lo que pensaba antes. Yo estoy convencido de que mucha gente atribuía la situación a un empresario especulativo, a un almacenero que quiere sacar ventaja y hoy entiende que quizás no logra comprender la complejidad del fenómeno, pero sí entiende que es mucho más complejo de lo que uno pensaba”.

“Y también en paralelo, creo que justamente esos enunciados heroicos, de alguna manera, y faltos de humildad de un dirigente político de decir ‘vamos a bajar la inflación’, es de manera incluso soberbia, subestimando el problema de alguna manera. Me parece que ya no se lo ‘come’ nadie”, sentenció.

Total Page Visits: 28 - Today Page Visits: 1