Las desgarradoras palabras de la madre de “Ema” Portillo: si los policías “salían a buscarlo a la noche, por ahí iba a estar herido, pero vivo”

PROVINCIALES

Alejandra Benítez, la madre del chico asesinado de 42 puñaladas en Azara, reveló que fue ella misma con sus familiares quien encontró el cuerpo de su hijo y contó que la policía del pueblo se negó a salir a buscarlo el jueves, antes del macabro hallazgo.

 La madre de Emanuel “Alejo” Portillo, el joven de 21 años asesinado de 42 puñaladas en Azara, dialogó con el Noticiero de MisionesCuatro este martes, a horas de la detención del principal sospechoso del brutal crimen, otro joven de 20 años conocido en el pueblo, quien mantenía una “relación oculta” con la víctima, según Alejandra Benítez.

Según la mujer, la policía ahora “está haciendo su trabajo”, pero cuando ella se presentó en la comisaría local pidiendo que lo busquen, le dijeron que no podían hacerlo por no tener móviles y por no haber pasado 24 horas de la pérdida de contacto con su hijo. “Lo encontré yo, lo busqué y lo encontré y no es lejos de mi casa”, lanzó Benítez.

En diálogo con el Noticiero Central de MisionesCuatro, Alejandra Benítez, relató lo vivido en los últimos días, desde la última vez que vio a su hijo, el miércoles pasado. “Venía a visitarme un rato, fue unos 40 minutos porque yo iba a salir. Se quedó en la casa de su papá”, contó la mujer, señalando que su hijo alquilaba una casa a 5 cuadras de la suya.

“El jueves cuando desapareció a la mañana, yo no sabía nada. Le escribí al mediodía como para que venga a casa a tomar un tereré. Me llama mi mamá diciendo que ocupó la bici de su tía y no volvió. Fui a la casa de él a las 17 y no había nadie. Y luego a lo de mi mamá y nadie sabía nada. Empecé a buscarlo con sus amistades y nadie sabía nada”, sostuvo la mujer.

“A las 23.30 (del jueves 29 de diciembre) voy a la comisaría a pedir que lo buscaran y me dijeron que no tenían móvil, que tenían sólo una moto y que yo tenía que esperar 24 horas”, reveló Benítez, añadiendo que su hijo “nunca apagaba su celular y siempre (le) contestaba”.

Sin ayuda de la policía local, la mujer continuó buscando a su hijo esa noche.

En un tramo saliente de la entrevista, Benítez reveló que el sospechoso detenido por el brutal homicidio de su hijo, era un muchacho con el que él mantenía una relación oculta. “Ema estaba deprimido por la relación que tenía con este chico, pero no me dijo nada más. Fue muy poco lo que hablamos”, contó la mujer. Y agregó: “la familia del chico no sabía y eso lo tenía mal a Ema, porque él quería una relación más (honesta)

“El chico no quería eso, como que no se decidía, y eso lo tenía mal a Ema”, confió Benítez, brindando pistas de un posible conflicto entre la víctima y el sospechoso del salvaje asesinato. “Hubo días que hablé con ese chico, es pariente de una amiga. Tenían una relación oculta. Es re conocido (en Azara), pensar que fue esa persona… no lo puedo creer”, admitió.

Asimismo, Alejandra insistió en que su hijo, de ninguna manera iría al lugar donde lo encontraron, sin conocer a la persona que lo convocó allí. “Al lugar donde fue mi hijo, lo invitó alguien que él conocía. Para verse con alguien que él conocía. No iba a ir a ese lugar (de motus propio). Sabía con quién iba a encontrarse”, aseveró la mujer.

Por otra parte, Benítez recalcó que fue ella misma quien encontró el cuerpo de su hijo. “Lo encontré yo, lo busqué y lo encontré. Y no es lejos de mi casa. Es una chacra deshabitada donde hay un arroyito y un tacuaral, allí lo encontré”, relató la mamá del chico de 21 años.

“Desde que lo encontramos la policía se está portando muy bien, pero antes de eso no. Me dijeron que tenían una moto y no podían hacer nada esa noche. Y yo caminando busqué a mi hijo. Lo busqué con mi hija en el balneario y al otro día, estaba oscuro y vi que no había llegado. Eso me desesperó más. Volví a la comisaría y ahí empezaron a buscarlo en moto, pero no bajaban para entrar a un pinar o a ningún lado”, relató la mujer sobre el accionar policial.

Al contrario, con una amiga suya sí entraban “en todos lados y mi hija con mi yerno encontraron un pantalón. Le digo a mi amiga y llego al lugar y sabía que no lo tenía que tocar, pero en la desesperación lo hice y sentí su perfume. Me metí más al fondo, en el lodo, la desesperación fue inmensa. Y mi yerno empezó a correr más adelante y le gritó a Lucy que ‘no dejen que venga’. Corrí más y lo veo tirado de la peor manera, lleno de sangre y sin ropa. Y no me dejaron que lo toque”, contó Alejandra sobre el crudo momento que vivió al encontrar el cadáver de su hijo masacrado.

“La marcha de hoy (en reclamo de justicia) no fue en contra de los policías”, aclaró la mujer, opinando que, con la manifestación, “quizás alguien que vio algo”, se decide a hablar. “No fue en contra de la policía, ahora están haciendo su trabajo. Pero es para que vean que cuando una madre va, por algo es. Conocemos a nuestros hijos, por más que tengan 25 o 30 años. Sentimos cuando nuestros hijos necesitan ayuda”, expresó la mujer.

Y enfatizó: “Si ellos (la policía de Azara) salían esa noche, (Emanuel) iba a estar herido, pero quizás vivo”.

Por último, vale destacar que Benítez descartó de plano que su hijo tuviera enemigos o personas que le quisieran hacer daño, más allá de no compartir su elección sexual. Emanuel “era un amor, se daba con todo el mundo. Por más que tenga mil problemas siempre estaba alegre. Amaba las flores, tenía su vivero de orquídeas. No tengo palabras para decir: no sé qué pasó y no lo puedo entender, no le hacía mal a nadie. Tal vez por ser gay no le caía bien a alguien. Pero jamás se peleó con nadie por ser así, y jamás escondió su (elección sexual)”, subrayó la mujer.

Y volviendo sobre la relación con su pareja, ahora detenido, Benítez explicó: “como la familia no sabía nada (de su relación) vivían en discusiones porque Ema quería mostrarse y quizás el chico no”.

Total Page Visits: 36 - Today Page Visits: 1