Implicado en la causa Sapucay volvió a caer con droga en un coche fúnebre

POLICIALES

Un posadeño fue detenido ayer transportando 138 kilogramos de marihuana. Gendarmería Nacional lo atrapó en un peaje de Santa Ana en horas de la mañana

El ingenio narco y sus miles de ideas para transportar droga ayer quedó nuevamente en evidencia con la incautación de un coche fúnebre modificado y cargado de marihuana. Esta vez se incautaron 128 kilogramos y se detuvo al conductor, un posadeño que quedó a disposición del Juzgado Federal de Posadas.

Según pudo saber este medio, no es la primera vez que el hombre es detenido. Entre sus antecedentes figura nada más y nada menos que la histórica causa Sapucay en la que se develó la connivencia del poder político con las organizaciones narcos en la localidad de Itatí, Corrientes.

El implicado, cuya identidad de mantiene en reserva para no entorpecer el avance de la investigación, fue alojado en una celda a disposición de la jueza Verónica Skanata. Se determinó que quede incomunicado hasta el lunes, cuando posiblemente será trasladado a prestar declaración indagatoria.

Según detallaron fuentes de la fuerza federal, el procedimiento fue realizado en Santa Ana por integrantes de la Sección Jardín América, Sección Núcleo, Grupo Vial Jardín América, todos dependientes del Escuadrón 11 San Ignacio.

Se detalló que todo se desarrolló en horas de la mañana, cuando estaban realizando un control sobre la ruta nacional 12, a la altura del peaje. Los centinelas detuvieron a un Ford Fairlane el cual había sido adaptado a una pick up mediana. Entonces procedieron a control físico y documentológico sobre un vehículo fúnebre.

El hombre circulaba en dirección a su domicilio, es decir de Puerto Iguazú a Posadas. Durante la actividad de contralor, los efectivos detectaron en la caja de cargas adaptada, trabajos recientes de chapa y pintura, como así también la existencia de aplicadores conteniendo repelente para perros y gatos, recipientes con líquido repelente para insectos, rollos de cintas para embalaje, rollos de papel film, herramientas para soldadura y corte.

Ante estos elementos y evidencias la perspicacia de los efectivos de verde los hizo sospechar que estaban ante un posible ilícito. Por esta razón, intensificaron los controles con dos testigos habilitantes.

Se procedió a hacer uso del can antinarcóticos llamado Oma, la cual luego de recorrer la caja de carga adaptada, se dirigió al interior de la cabina, lugar donde reacciona con comportamiento habitual de estar ante la presencia de estupefacientes. Allí los uniformados detectaron la existencia de un chapón ubicado detrás del asiento y sobre el chasis del rodado, el cual además mostraba trabajos recientes de soldaduras y pintura.

Por lo constatado, se tomó contacto telefónico con las autoridades judiciales, quienes ordenaron el traslado del vehículo, al ciudadano involucrado, preventores y testigos al Escuadrón en San Ignacio.

Una vez arribados a la unidad, se procedió a efectuar trabajos de mecánica para quitar el chapón, pudiéndose determinar la existencia de un “doble fondo “ex profeso” construido con chapas, que se extendía a lo largo del chasis y por debajo de la caja de carga del ex coche fúnebre”, según se informó oficialmente desde la fuerza.

Esto dejó ver en su interior varios bultos que emanaba fuerte olor a marihuana, resultando a su extracción la cantidad de siete y que contenían en su interior la totalidad de 148 paquetes rectangulares con sustancia vegetal, los cuales dieron positivo para marihuana en los testeos de la fuerza.

El pesaje final arrojó 128,161 kilogramos, por un valor superior a los 38 millones de pesos según las valoraciones del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Total Page Visits: 20 - Today Page Visits: 1