Capioví se prepara para recibir una nueva “Fiesta de la Navidad”

PROVINCIALES

Se acerca una nueva edición de la clásica celebración de fin de año, que une a todos los habitantes para vestir a su municipio con motivos navideños. «La gente se siente orgullosa porque puede formar parte desde su lugar», destacó la presidente de la comisión organizadora, Marta Werle.

Se acerca fin de año y en Capioví comienzan a respirarse de a poco el aroma de la Navidad. Y es que, como ocurre desde desde hace 14 años, la localidad empezará a vestirse y adornarse con motivo de esta fiesta.

Esta es una tradición que une a todo el pueblo, desde los poco menos de 10 integrantes del taller principal, donde se confeccionan los adornos, hasta voluntarios y los propios vecinos.

Así lo explicó Marta Werle, presidente de la comisión organizadora de “Navidad en Capioví”. “En el taller somos de 6 a 8 personas trabajando de manera permanente, que nos encargamos de armar la decoración de navidad, pascua. Pero más allá de esto, siempre tenemos el acompañamiento de los voluntarios de la comunidad“.

“Hay mucha gente que acompaña desde las casas, con pequeños gestos, que a nosotros nos permite sentirnos acompañados y crecer. También el equipo de la municipalidad, siempre presente aportando su granito de arena. Todo esto hace que el trabajo sea enriquecedor, un ida y vuelta constante, y que la gente siempre se sienta orgullosa porque puede formar parte desde su lugar“, destacó en diálogo

Algo para destacar es que los elementos empleados en las decoraciones son elaborados en su mayoría con materiales reciclados. “Nosotros básicamente trabajamos con botellas plásticas que la gente lo acerca de manera espontánea“.

Recordó cómo en los inicios de la fiesta debían salir a buscar las botellas, “pero con el tiempo la gente empezó a traernos hasta nuestro taller, y sino tenemos dos puntos de recolección donde la gente deja sus botellas“.

Inclusive, indicó que a día de hoy la participación es tal que no llegan a procesar todas las botellas que reúnen, “entonces las estamos llevando a una cooperativa de reciclaje de un municipio vecino, porque la cantidad de material que tenemos es muchísima y supera nuestra capacidad de trabajo, ya que esto es algo artesanal”, dijo.

Estas decoraciones van desde árboles navideños y regalos gigantes, hasta figuras de Papá Noel y pesebres completos que se distribuyen por toda la ciudad. Estas ideas, contó Werle, surgen de un ida y vuelta constante entre los artesanos y los propios vecinos. “Muchas veces nosotros vemos que los canastos tienen hace dos o tres años la misma decoración y están bastante deslucidos, entonces empezamos a ver ideas“.

Otro factor a considerar es la cantidad de botellas que logran recolectar. “Ahí entra un ida y vuelta entre el diseño, si nos lleva mucho tiempo, si va a ser mucho trabajo, si nos va a dar en el tiempo, va surgiendo el diseño. Es un tanto complejo explicar cómo surgen las cosas, porque a veces uno ve una foto y dice ‘fantástico, lo vamos a adaptar a esto que ya tenemos’, y a veces es un imágen que uno la ve en una película, mirando dibujitos con los chicos, o la propia gente pasa y nos muestra una foto“.

Lo bueno es que al estar tantos años trabajando con las botellas y materiales reciclados, uno sabe cómo se comporta el material, que cosas le puede dar. A veces también buscamos temáticas, tendencias en decoración. Es una conjunción de muchas cosas“, agregó.

De la misma manera, los habitantes de Capioví se suman a la fiesta decorando sus propios hogares. “Ellos son libres de decorar como gusten, y nosotros más que contentos y orgullosos de que se sumen a la movida“.

Incluso no solamente decorando, arreglando el jardín o teniendo pintada la casa son detalles que suman, porque cuando la gente habla de Capioví, no solamente habla de lo linda que es la decoración, sino que también lo lindo que es el pueblo. Todos ésos detalles suman y hacen que nuestro trabajo luzca más“, señaló.

Árbol de los Deseos 

Además del tradicional Árbol de Navidad de la plaza central, habrá un también un árbol de los deseos. “La idea es que la gente pueda escribir su deseo de corazón hacia un algo más profundo. Más allá de que los chicos sí pueden entregar su cartita a Papá Noel, la idea es que el árbol de los deseos tenga que ver con un sentimiento muchos más profundo y con anhelos personales y mucho más grandes que después, una vez que terminamos de sacar la decoración, son bendecidos“, explicó.

Señaló además que este segundo árbol es “muy solicitado” por los visitantes, al punto que las tablitas donde se colocan los deseos se han ido ampliando año a año, pasando de 900 tablillas a 30 mil para esta edición.

Total Page Visits: 23 - Today Page Visits: 1