Farmacéuticos en pie de guerra contra Kreplak y el director malabarista

PROVINCIALES

El joven abogado José Luis Alfredo Cugnetto asumió durante la pandemia y en pocas semanas sacó a relucir su falta de experiencia en la materia. “Los expedientes duermen allí durante meses y el director no sabe qué hacer con ellos”, aseguraron los farmacéuticos.

Un nutrido grupo de farmacéuticos autoconvocados de la provincia de Buenos Aires decidieron tomar cartas en el asunto y denunciar el accionar, o la falta del mismo, del director provincial de Farmacia bonaerense, José Luis Alfredo Cugnetto.

Cugnetto, un joven e inexperto abogado, asumió en julio de este año y debutó en el cargo con el pie izquierdo. “No hace nada. Recibe los reclamos, los trámites y expedientes, y no sabe qué hacer con ellos. Se quedan todos ahí durante meses, sin nadie que haga algo al respecto”, explicaron los farmacéuticos.

El grupo de profesionales se autoconvocó en gran número ante la inacción de la dirección provincial de Farmacia y del ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak. “Necesitamos que la gente sepa lo que está pasando”, aseguraron. “La falta de resultados es total”.

Actualmente, el área que dirige Cugnetto administra la situación legal y las habilitaciones para las farmacias de la provincia. “Por esta razón no entendemos que hayan colocado allí a alguien que claramente no entiende nada del tema solo por militar en La Cámpora”, protestaron.

Desde la irrupción de la pandemia, el ministerio de Salud bonaerense se vio forzado a modificar la forma de recibir los trámites. Se suspendió la atención al público y se pasó a trabajar a través de correos electrónicos. Sin embargo, la estrategia no funcionó bien.

“En pocos días, se vieron colapsados los mails y dejaron de responderlos. Crearon una plataforma que supuestamente iba a facilitar los trámites y, al final, los complicó más. Esto se suma al complejo asunto telefónico. Nos consta que en la oficina de Cugnetto descuelgan el teléfono para no atender a los farmacéuticos”, aseguraron.

La situación, hoy por hoy, es caótica. La enorme mayoría de los correos electrónicos caen en una suerte de pozo ciego del que nunca se obtiene una respuesta, los teléfonos, descolgados y apoyados en los despachos, no funcionan, y el titular de la dirección de Farmacia, de acuerdo a los profesionales, no da pie con bola. “No nos parece conveniente que alguien con tan poca experiencia se haga cargo de una dirección”, advirtieron.

Mientras tanto, en el medio, los trabajadores. Los expedientes se atrasan durante largos períodos de tiempo en las oficinas de la dirección provincial y, a pesar de los intentos, no se puede reclamar porque nadie atiende. “Le pedimos a Cugnetto que tome cartas en el asunto, porque hasta ahora no hizo nada”, exigieron.

Total Page Visits: 14 - Today Page Visits: 1