Se quejó de acopio ilegal de nafta y recibió amenazas en su trabajo

POLICIALES

Liliana Fernández denunció que un hombre la agredió en su negocio luego de avisar que alertaría de la venta de combustible en el barrio Riberas del Paraná, en Iguazú

Un incendio de importantes dimensiones afectó el pasado lunes 11 de octubre el predio de un depósito donde presumiblemente se acopiaba combustible y dejó como saldo daños totales en dos viviendas lindantes en el barrio Riberas del Paraná. Y por consecuencia, prácticamente en la calle a todos sus ocupantes.

Ese día, rescatistas que intervinieron en el grave siniestro señalaron que las consecuencias pudieron haber sido muchísimo más grandes si no se controlaba a tiempo, por lo que varios residentes de la zona decidieron oponerse a la comercialización de combustible a los fines de evitar más hechos similares.

Pero en vez de conseguir tranquilidad, sólo obtuvieron a cambio más preocupación, ya que durante las últimas horas varios de éstos recibieron amenazas de quienes están al frente del citado negocio. Una de las personas amedrentadas fue Lilian Fernández, una vecina de 34 años que ayer por la mañana radicó una denuncia ante la delegación local de la Prefectura Naval Argentina (PNA), luego de ser agredida y amenazada en su lugar de trabajo por un desconocido que se dedicaría a la venta ilegal de combustible.

“Vinieron a mi negocio, me agredieron y me amenazaron porque yo dije que los denunciaría si vuelven a acopiar combustible ahí. Temo por la seguridad de mis hijos. ¿Si vuelve a pasar? Pierdo mi casa y si les pasa algo a mis hijos es por culpa de otros que no se dan cuenta del peligro al que se exponen, no sólo ellos sino a todo el barrio”, manifestó Fernández en diálogo.

La mujer estuvo a punto de que las llamas invadan su casa durante el mencionado incendio. Sobre ese día, recordó: “Yo no estaba, volvía de llevar a mi marido al trabajo y me llaman y me dicen que mi casa se incendiaba, mis hijos se habían quedado. Yo no recuerdo cómo llegué, pero los vecinos ayudaron a mis hijos, nos quedamos sin luz y sin servicios por culpa del incendio. No quiero volver a vivir algo así por culpa de otros”.

Según detalló la mujer, fue intimidada por las personas que se dedican a la venta ilegal y comentó que “es una situación muy difícil, no quiero que mis hijos estén en peligro, no quiero perder todo por culpa de otros. No voy a permitir que nuevamente nos pongan en peligro por la venta ilegal de combustible”.

La denunciante fue una de las primeras personas del barrio en reunir donaciones para ayudar a sus vecinos al momento del incendio y ayudó con la colecta de ropas.

También solicitó ayuda a la Municipalidad local en solidaridad con lo ocurrido.

Desde la Policía de Misiones consignaron de forma oficial que en el lugar donde se produjo el siniestro había bidones de 200 litros de combustible. Y que presumiblemente sería un lugar de acopio antes de enviarlo al extranjero.

El día del hecho, cerca de las 19.30, vecinos que residen sobre calle La Rioja, de Riberas del Paraná, pidieron de auxilio a personal de Bomberos Voluntarios de Puerto Iguazú tras una explosión que provocó posteriormente que dos viviendas fueron consumidas en su totalidad.

Total Page Visits: 17 - Today Page Visits: 1