Testigo complicó la situación de La Roca Braganza y su presunto cómplice

POLICIALES

Maximiliano Da Rosa ratificó su declaración en la instrucción. Afirmó que Cristian Braganza le confesó la autoría del robo. Los imputados se declararon inocentes

“Acá estoy gratis porque no tengo nada que ver”, comentó Cristian “La Roca” Braganza (32) en un breve diálogo ayer, durante un cuarto intermedio de la primera audiencia del debate oral por el asalto a los propietarios de un Pago Fácil de Oberá.

Luego, el luchador e instructor de artes marciales mixtas insistió en su inocencia ante el Tribunal Penal Uno, al igual que el coimputado en el hecho, Dante Bergese (31).

Ambos llegaron a juicio acusados de robo calificado por el uso de arma en perjuicio de Esteban Pacheco (44) y su esposa Débora Welke (37), quienes el 9 de marzo de 2020 al mediodía fueron abordados por dos delincuentes que les sustrajeron una mochila que contenía 2.069.100 pesos.

El hombre sufrió un corte de arma blanca en el hombro izquierdo, además de múltiples excoriaciones. También la mujer fue agredida con golpes de puño y patadas.

En la víspera las víctimas estuvieron ausentes ya que Welke se halla en tratamiento oncológico por una patología previa al hecho que se investiga.

La audiencia comenzó con demora de una hora por una presentación de Matías Ochoteco Rousseau, defensor particular de Braganza, quien elevó un recurso de casación y solicitó la suspensión del debate, lo que fue denegado por el Tribunal.

Tampoco se presentaron varios testigos que complicaron a los imputados en la instrucción, varios de los cuales ni siquiera fueron citados por desconocerse su paradero.

En consecuencia, el Tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles y ordenó que dichos testigos comparezcan por la fuerza pública.

En tanto, por insistencia de la fiscal Estela Salguero, se determinó que Pacheco deberá también deberá testificar.  

Testigos a medias

Por la condición de luchador profesional de Braganza, el Servicio Penitenciario Provincial (SPP) dispuso de un fuerte operativo de seguridad para el traslado y custodia de los imputados, quienes arribaron desde la Unidad Penal VIII de Cerro Azul, donde están alojados.

Con relación al hecho, el 9 de marzo de 2020 al mediodía el dueño de la sucursal de Pago Fácil de calle Córdoba y Wilde de Oberá salió del local con una mochila que contenía 2.069.100 pesos, monto que pretendía depositar. Lo acompañaba su esposa.

Cuando estaban por abordar su moto, ya con los casos puestos, fueron abordados por dos encapuchados que forcejearon por la mochila. Pacheco se resistió, fue lesionado con un cuchillo y luego le apuntaron con un arma, por lo que soltó el dinero.

Su esposa fue en su ayuda y también la golpearon. Los malvivientes tomaron la mochila y escaparon a bordo de un Volkswagen Bora negro, sin patente colocada.

Tomaron por Wilde hasta avenida Misiones y transitaron pocas cuadras, hasta Maipú y Venezuela, donde abandonaron el coche.

Luego las víctimas no lograron identificar a los sospechosos. En cambio, entre los testigos que se sentaron la base de la acusación se halla Daniel Nolasco, quien en la instrucción declaró que pasaba por el lugar y vio un vehículo con dos encapuchados en el interior, uno de los cuales tenía guantes de látex.

Enseguida escuchó gritos de auxilio y vio que el auto que se dio a la fuga. Más tarde, según el expediente, declaró que uno de los sospechosos “podría tener características similares a la Roca Braganza, al cual conozco porque soy de Apóstoles como él”.

Pero Nolasco fue uno de los testigos ausentes, al igual que Daniela Da Rosa y Diego Aby, quienes deberán comparecer el próximo miércoles.En tanto, ninguno de los testigos presentes en la víspera identificaron a los acusados en la escena del hecho. 

Ratificó acusación

Quien sí se presentó fue Maximiliano Albino Da Rosa (30), remisero que en la instrucción complicó a Braganza y Bergese, aunque ayer comenzó diciendo que “pasó mucho tiempo” y exhibió dudas.

Mencionó que en una ocasión La Roca le manifestó que “muchos se adjudicaban el robo al Pago Fácil y me contó lo que había pasado”, pero ante la pregunta de la fiscal aclaró que el imputado “no se adjudicó” el hecho.

Por las discrepancias con lo que dijo antes, se procedió a la lectura de su declaración en la instrucción, donde contó que conoció a Braganza como cliente de la empresa de remises para la cual trabajaba. En ese contexto el imputado le vendió un auto que nunca le entregó.

“Una vez fui a la casa y estaba un gordo y también estaba otro, de nombre Dante”, indicó. Fue más allá y aseguró que La Roca le confesó haber participado en el atraco al Pago Fácil.

“La última vez que estuve en su casa charlamos y le pregunté si era verdad que él había hecho el robo al Pago Fácil de donde se llevaron dos millones de pesos, porque circulaba ese comentario. Él es reservado, pero me dijo que sí; que él y Dante y otras dos personas más que no me dio los nombres. Que hicieron el hecho y abandonaron el auto cerca y se fueron en otro auto que nunca salió de Oberá”, declaró.

En la instrucción Da Rosa señaló que los acusados “siempre buscan plata fácil porque me preguntaron si no sabía de alguna changa. Me preguntaron porque en el 2016 caí preso porque me agarraron con un auto trucho”, reconoció.

Luego de la lectura el testigo ratificó aquellos dichos. En consecuencia, el defensor de Braganza recordó que el testigo fue denunciado por falso testimonio y solicitó un careo entre las partes, lo que no arrojó nada sustancial.

Pablo Ferster, defensor de Bergese, señaló que oportunamente Da Rosa habría desligado a su cliente, lo que no pudo ser corroborado en el expediente.

“Sostengo mi total inocencia”

Ante el Tribunal, Braganza insistió en su inocencia y subrayó que “nunca tuve causas, pero después, como por arte de magia, me aparecieron todas juntas”, en relación a que su detención del 13 de agosto de 2020 fue en el marco del intento de asalto a una pareja de jubilados. Después le imputaron el atraco al Pago Fácil. 

“Voy a decir la verdad y nada más que la verdad. Sostengo mi total inocencia y nunca debí estar preso ni un solo día. Nunca pertenecí ni voy a pertenecer a este mundo, y quiero mi libertad”, manifestó de cara a los jueces.

También calificó como “cinematográfica” la acusación en su contra basada en los dichos de testigos que faltaron al juicio.

“En mi ignorancia pienso que una causa debe sostenerse en base a pruebas concretas, no en dice qué. Pero llegamos a esta instancia por dice qué. Arrancaron mintiendo y nunca se probó la veracidad de lo que declaró esta gente”, opinó.

Aseguró que siempre trabajó honradamente en varios rubros, más allá de su faceta como deportista.

Indicó que el lunes 9 de marzo del 2020, el día del robo al Pago Fácil, trabajó hasta las 12.30 y luego se fue a su casa. El asalto se registró a las 12.10, según las víctimas. En ese contexto, La Roca hizo hincapié en que lo detuvieron por un hecho y luego lo imputaron por otro.

“Uno o dos meses después de mi detención me sacaron a las once de la noche para notificarme la imputación del robo al Pago Fácil. En el juzgado la secretaria me dijo que me abstenga a declarar por falta de personal y nunca más volví a tener una indagatoria. Tampoco me permitieron aportar testigos”, agregó.

Por su parte, Bergese señaló que conoció a Braganza por su rol de luchador profesional, luego fue su alumno e iniciaron una amistad. 

Sobre el día del hecho indicó que “estaba en Posadas trabajando, como declaró mi empleador, por eso no tengo noción de por qué estoy preso. Estoy preso por un robo, pero no sé cómo la investigación llegó hasta mí porque no cometí el hecho”. 

Total Page Visits: 39 - Today Page Visits: 1