Día de la Menopausia: la carencia de estrógeno “puede producir síntomas cardiovasculares”, advierten

PROVINCIALES

La endocrinóloga Carmen Alfonso brindó un detalle pormenorizado de lo que ocurre en el cuerpo de la mujer cuando entra en la etapa biológica que se inicia con la última menstruación. Y apuntó a la pérdida del efecto protector de los estrógenos.

En el Día Internacional de la Menopausia, la endocrinóloga Carmen Alfonso insistió en la importancia de realizarse controles periódicos con especialistas en ginecología y cardiología, para controlar los efectos negativos para el cuerpo de la mujer, asociados al proceso de pérdida de estrógenos (hormona femenina), que eran su “gran protector” en las etapas de la vida previas a la que se inicia con el fin de la menstruación.

En diálogo con Alfonso insistió en que la etapa en la vida de la mujer, que se inicia con la última menstruación, es perfectamente normal. “Antes de la menopausia, existe el periodo de la perimenopausia, que es cuando el estrógeno que nos acompañó desde los 11 – 12 años, empieza a caer, después de los 45 años. Y hacia los 50 años, hace su mayor descenso que es cuando uno tiene la última menstruación”, precisó.

“A partir de que uno dejó de menstruar, una perdió este gran protector que son los estrógenos. Y la falta de estrógenos puede producir, síntomas cardiovasculares. Es mucho más frecuente, la hipertensión, el colesterol elevado y la diabetes, a partir de los 50 años”, advirtió Alfonso, añadiendo que también aparece la “pérdida de masa ósea”, en la menopausia.

La etapa óptima para prevenir la osteoporosis

“Es la etapa en la que hay que prevenir la osteoporosis”, puntualizó la médica, recomendando estudios y “una consulta al cardiólogo y al ginecólogo” para las mujeres que atraviesan ese periodo. Alfonso comentó que el ginecólogo seguramente pida una “densitometría ósea y estudios de sangre y orina, para ver la evaluación ósea” a las mujeres atravesando la menopausia.

Otros de los síntomas asociados a la menopausia, son los de la esfera sexual –la pérdida de lubricación- y los llamados “calores”. “Es importante consultar y no tener vergüenza porque les pasa a todas las mujeres de más de 50 años. Los calores son insoportables. Y algunas mujeres no los tienen. Si bien, lo tomamos como algo gracioso, es una situación muy incómoda”, subrayó.

“Hay tratamientos para esto. No hay que sufrir los calores de la menopausia. Y hoy en día, los tratamientos se hacen como un traje a medida. Si la mujer tiene más problemas en la esfera cardiovascular, se trata eso, si es la esfera ósea o los calores, se trata eso. El tratamiento es individualizado”, aseguró Alfonso.

Total Page Visits: 34 - Today Page Visits: 1