Ventas en tiempos de inflación: efectivo casi inexistente y “tarjetazos” en cuotas

NACIONALES

Las promociones como los Ahora siguen siendo las preferidas por no tener intereses financieros que sí aplican las tarjetas de crédito con otras opciones.

La inflación crónica y la devaluación permanente de la moneda argentina han instalado nuevas reglas en el comercio entre empresas y con los consumidores finales. Las tasas de interés cada vez más altas y el costo desconocido que tendrá reponer la mercadería al mes siguiente han causado que las operaciones comerciales sean, cada vez más, al contado o en pocas cuotas. Y son conductas que se han instalado en el comercio de prácticamente todos los rubros y actividades.

Los clientes, por su parte, están muy atentos a aprovechar los descuentos que ofrecen algunos artículos o promociones, como el Ahora Misiones, al momento de realizar pagos al contado. Además, ven que no es negocio comprar en nueve o doce cuotas como antes teniendo en cuenta que se aplica arriba de 100% anual de interés bancario.

Las empresas que compran insumos o materiales se encuentran en situación similar a los consumidores finales: compran todo de una vez para aprovechar el precio del momento, debido al riesgo de los aumentos permanentes y la posibilidad de que falte stock en el futuro, debido a que las importaciones están causando escasez en numerosos productos.

Y aquellas compañías o PyME que deben vender sus productos, tratan de hacerlo a un precio que les permita cubrir los aumentos que tendrán los productos a la hora de reponer stock, teniendo en cuenta que las listas se actualizan cada 15 días o cada mes. Además de cubrir su rentabilidad y gastos, deben tomar la previsión ante la incertidumbre de la economía nacional.

En electrodomésticos

En el rubro de electrodomésticos, el experimentado empresario de Posadas, Carlos D’Orazi, sostuvo que “veníamos con una economía disfrazada con tasas irreales, de cero o doce por ciento. Y ahora que la realidad hizo que las tasas estén en casi 100 y pico anual, para descubierto de cheque, hizo colapsar. Quien emitió cheque no puede sostener una tasa tan abismal”.

Dijo que sus compras se realizan en un máximo de 60 días: “Si conseguimos un plazo largo que hoy sería 60 días, tiene una tasa de 6 por ciento mensual directo, sería doce por ciento, es lo que vale la plata y es lo que aumentan las listas de precios, seis por ciento mensual”.

Agregó que la gente está comprando más al contado, espantada por las tasas de interés. “En nuestro rubro, si la gente no tiene una tarjeta del Macro o Nación y no compra por Ahora Misiones prefiere pagar de contado”, señaló.

“La gente se cuida muchísimo, en estos últimos dos meses pidió menos cuotas que tienen menos interés, trata de pagar menos cuotas para no hacer frente a la realidad que es comprar en doce meses”, sostuvo.

Cheques rechazados

Joaquín Barreto, empresario y presidente de la Cámara de Comercio de Iguazú, sostuvo que “lo que estamos pasando y empieza a ser público es que empieza a haber cheques rechazados, hasta hace poco veníamos bastante bien con ese tema”.

Recordó que el fenómeno comenzó ahora y no se registró en meses anteriores.

Sobre la cadena de pago de las diversas actividades, explicó que “se hace como se puede, eso cambió”, dijo, señalando que antes había previsión y hoy ya no.

También sostuvo, igual que D’Orazi, que ahora las compras se realizan de una sola vez: “Si bien prácticamente se debe pagar todo hoy de contado, está muy difícil” la economía y cumplir con la cadena de pago.

Por último, el referente del rubro turístico indicó que “el problema mayor que noto es que se llega a cortar un solo eslabón de la cadena de pagos y se arma un ‘quilombo’ importante”.

“Si eso ocurre se desencadena una caída de todos porque uno viene atado al otro y está todo muy justo, muy complejo”, advirtió.

La construcción

Nicolás Dei Castelli, referente de la Cámara Argentina de la Construcción de Misiones (CAC) también se refirió al tema en declaraciones a este Diario.

“La cadena de pago al día de hoy está acomodada, el problema que tenemos es que la inflación es muy alta y la metodología de redeterminación de precios no se adecua a estos valores de inflación tan altos”, explicó el empresario sobre un drama que afecta puntualmente a la construcción de obras públicas en Misiones.

Aclaró que “en algunos organismos la metodología de redeterminación de precios no es automática por lo que tiene demoras que impactan en las finanzas de las empresas” y eso genera un drama.

La redeterminación es la actualización de los costos de una obra una vez comenzada, que se realiza debido a la inflación de materiales y el costo salarial de la mano de obra.

Normalmente, las empresas se presentan a una licitación con un precio de obra, pero una vez que comienzan ese precio ya quedó desactualizado por la inflación. Lo mismo ocurre mientras transcurre la obra, es por eso que al finalizar se debe redeterminar los valores.

“El IPRODHA tiene para sus obras metodología de redeterminación de precios con UVI, la misma es automática”, dijo.

Recordó que “ahora salió para la Dirección General de Arquitectura la misma metodología, esto alivia mucho”.

Pero hay otras reparticiones que tiene metodologías no automáticas y ahí con la elevada inflación se complica”, dijo.

Dei Castelli también se refirió a los plazos cortos para comprar materiales: “Para mantener la mano de obra es necesario tener materiales y los plazos de pago de estos son muy cortos”, mencionó.

Por último, el referente de la Cámara Argentina de la Construcción de Misiones indicó que casi no se financia la venta de materiales porque los vendedores no saben el costo que tendrán para reponer.

No se cortó la cadena de pago, pero caen las ventas

Guillermo Fachinello, empresario forestal y referente de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y NE de Corrientes (APICOFOM), indicó que no se ha cortado la cadena de pagos, pero están cayendo fuertemente las ventas.

“Se están dando de baja muchos pedidos que teníamos de exportación. Hace unos 70 días se empezó a agravar y se anuló todo en los últimos 15 días. Las grandes empresas en vez de exportar empiezan a vender en el mercado doméstico y sacan del mercado a los chiquitos”, explicó.

“No tenemos problemas de cheques, pero sí bajó mucho la demanda y el precio está retraído a cuatro meses atrás, con la inflación que tenemos eso nos complica por los costos para producir”, añadió.

El motivo es que EEUU, principal comprador, “ha dejado de consumir porque subió la tasa de interés de créditos hipotecarios a 30 años, dejo de existir entonces dejan de comprar”.

Recordó que “estaban sobre stockeados y es un tema que sale de nuestra capacidad o la voluntad que podamos tener en la provincia y la Nación. Nos perjudica pero no tenemos salida”.

Dijo que hay dos gestiones realizadas por estos temas: por un lado eliminar las retenciones a las exportaciones, de esta manera lograr abaratar los precios; y por otro lado que haya una excepción para Misiones y puedan usar barcazas de bandera paraguaya y así abaratar el transporte.

Ya que una resolución de Transporte de la Nación, con la intención de fomentar la industria nacional, impide a los puertos argentinos cargar en barcazas paraguayas.

Total Page Visits: 43 - Today Page Visits: 1