Hamburgueserías: el negocio de comida rápida que prosperó luego de la pandemia

PROVINCIALES

Varias ya operaban antes del Covid-19, pero con el encierro potenciaron sus propuestas y los canales de atención. Hoy resaltan sus especialidades y los pedidos por redes sociales

Aunque las cadenas de comida rápida vienen incentivando su consumo desde hace décadas, no fue hasta hace unos pocos años que las hamburguesas están sobresaliendo en la oferta gastronómica de la capital provincial. Y en esa mayor presencia destaca la gran variedad de propuestas, desde los clásicos carritos hamburgueseros, locales exclusivos hasta también importantes cadenas nacionales e internacionales que llegaron más recientemente a Posadas.

El precio promedio de una hamburguesa completa en Posadas ronda los 1.000 pesos y aunque para muchos el valor sorprenda, la demanda es constante.

Con la mayor competencia se incentivaron novedosas propuestas de atención y personalización de las preparaciones. Hay varios locales que tienen seguidores y hasta fanáticos expertos en hamburguesas que todas las semanas hacen sus pedidos.

Uno de los locales que desde hace unos años opera en Posadas es Arten Burger, que ofrece hamburguesas personalizadas a sus clientes.

“Somos una hamburguesería personalizada, tenemos un catálogo de variedades para elegir y también la posibilidad de especificar los ingredientes que se pueden sumar. Además tenemos hamburguesas para celíacos, contamos con una cocina dividida en dos, así que estas preparaciones también son nuestro fuerte”, comentó Micaela Pereyra, encargada del negocio céntrico.

Remarcó que las preparaciones para celíacos están teniendo pedidos que los sorprendieron. “Cuando arrancamos nos preparamos pidiendo además una cerveza y un agua tónica para celíacos, pensamos que no íbamos a tener muchos pedidos, pero nos sorprendimos. Cada noche hay entre 20 y 25 clientes que siempre piden estas preparaciones”.

En cuanto a precios se apuntó que cada hamburguesa parte desde un valor de 900 pesos. Y lleva un medallón (de carne o verdura), un complemento personalizable de jamón, queso y cebolla caramelizada por ejemplo, luego se puede elegir el tipo de pan y finalmente un estilo de salsa a agregar.

“Después si se le quiere agregar una guarnición puede ser papas fritas, batatas fritas o aros de cebolla se deben sumar unos 350 pesos más. Después también hay medallones de 180 gramos para los que quieran comer más. Hay personas que piden dos, tres y hasta cuatro medallones en una hamburguesa”, recordó.

Una parte importante de los pedidos se realizan para llevar, o bien los clientes pasan a buscar por el local o se piden para delivery. “todas las noches tenemos muchos pedidos de delivery, entre 50 y 60 siempre” acotó Micaela y explicó que las redes sociales son muy importantes para definir compras. “La gente nos consulta mucho por Instagram y tenemos una persona que se dedica exclusivamente a responder y atender consultas. La comunicación directa con los clientes es muy importante para nosotros, porque piden respuestas rápidas y tratamos de dársela siempre para que nos sigan eligiendo”.

Además de los pedidos por delivery se explicó que en el local atienden variados pedidos y de públicos muy diversos. “Hay chicos desde 14 en adelante que se juntan entre varios y hacen sus pedidos para compartir. Después también tenemos clientes grandes que en general piden los combos más tradicionales”.

Bollitos directo a la plancha

Otro ejemplo de hamburguesería que se destacan por preparaciones particulares es Old German Food Truck, que realiza preparaciones con un tipo especial de bollo de carne y cocción. Tienen ocho variedades de hamburguesas y trabajan constantemente con pedidos de envíos a domicilio. “Hacemos una hamburguesa estilo smash, son dos medallones de 90 gramos cada uno y con un pisador de hierro se aprietan en la plancha directamente hasta que queden finitos y crocantes. Elegí este tipo de hamburguesa porque después de probar mucho me di cuenta que queda mejor y los clientes que nos siguen nos dan la razón”, comentó Daniel Vera, propietario del local.
El referente del negocio contó que comenzó en 2015 en la ciudad de Buenos Aires, pero con la pandemia llegaron a Posadas en 2021. “Desde ese entonces estamos instalados acá y además también hacemos participaciones en eventos, cumpleaños, llevando el camión”.

Sobre las hamburguesas Daniel distinguió que todos los productos son elegidos y tratan de transmitir la mayor frescura posible. “La carne picada que usamos la pedimos especialmente, es una mezcla especial con los ingredientes para trasmitir el mejor sabor de la carne. La guardamos en bollitos y la ocupamos sólo cuando el cliente pide una hamburguesa. Los encurtidos que usamos, como pepinos y demás los usamos frescos en cada preparación. Lo esencial de la hamburguesa es que la cocción parte de cero, no hay nada precocido”, remarcó.
En cuanto a precios apuntó que, “las hamburguesas más clásicas que son las cheeseburger parten desde los 950 pesos y salen acompañadas de una porción de papas fritas. Después tenemos hamburguesas con roquefort y con otros ingredientes como la mexicana que son un poco más caras. En total son ocho tipos de hamburguesas diferentes”.

El referente del camión gastronómico resaltó que las hamburguesas se imponen en los pedidos y son la comida rápida del momento. “Cuando yo empecé ofrecíamos los sándwiches de carne, que todavía los mantengo en dos preparaciones. Son muy ricos, pero la gente siempre me pedía hamburguesas. Es impresionante cómo pegó en la gente. Hoy es evidente su preferencia tal es así que me quedaron dos variedades de sándwiches contra ocho variedades de hamburguesas”, recordó.

Una única opción y especial para clientes madrugadores

Raúl Martínez es el propietario del tradicional carrito de hamburguesas Rino Burger, más conocido por su ubicación en la esquina de López y Planes y Francisco de Haro de Posadas. En diálogo el hamburguesero explicó que en la actualidad a pesar del golpe de la inflación las hamburguesas siguen teniendo mucha demanda. Y el secreto para conservar clientes es darle tiempo y mucha calidad a los ingredientes. Resaltó que se organizó y modernizó para tomar pedidos por WhatsApp y sacar las preparaciones en tiempo.

“Hoy la inflación hizo mermar un poco la demanda por las hamburguesas pero hay clientes que siempre están llegando así que la verdad no me puedo quejar. Están los que llegan a la madrugada, porque salen de trabajar o de los boliches y siempre me están comprando. Me quedó desde las 20 hasta las 7 u 8 de mañana y siempre atiendo al público hasta esa hora”, comentó el hamburguesero.

Sobre su producto distintivo explicó que sólo elabora un mismo tipo de hamburguesa y cuesta $700. “La hamburguesa que hago tiene algunos ingredientes particulares. Me fijo mucho en la calidad. La carne es siempre de primera marca, al igual que el pan de una panadería local. Después le pongo choclo, morrón, pepino, que es un poquito más que el clásico jamón y queso que llevan todas. También lo diferente es las ganas de hacer algo bien y creo eso se transmite en la comida que preparo”, explicó.

Sobre el tiempo de cocción enfatizó. “Nunca apuro una hamburguesa. Estoy organizado, tengo una chica que recibe los pedidos (vía WhatsApp) y otra que me ayuda en la preparación. Para mí significa mucho poder preparar bien cada hamburguesa y que la persona que la consuma no tenga ningún problema”. Detalló que en su carrito puede preparar “hasta 27 hamburguesas por tanda en un promedio de 25 minutos a 30 minutos. A medida que van tomando los pedidos me voy organizando en la plancha para repartirlos”, relató.

Hamburgueserías: el negocio de comida rápida que prosperó luego de la pandemia
Hamburgueserías: el negocio de comida rápida que prosperó luego de la pandemia
Total Page Visits: 23 - Today Page Visits: 1