“Me desmayó de una trompada y me desperté en el hospital”

PROVINCIALES

La mujer padece una discapacidad que limita su movilidad. Aseguró que fue agredida por cinco policías luego de una discusión por papel higiénico en el baño de un pub de Oberá

Producto de un accidente, Viviana Fernández (34) sufrió una seria lesión en su pie izquierdo que la condicionará de por vida. Se trata de una discapacidad adquirida que limita su movilidad y le ocasiona continuos dolores, tal como diagnosticó la junta médica que analizó su caso.

Pero más allá de los inconvenientes, la mujer trata de hacer una vida normal y el pasado 29 de septiembre salió con una amiga y se dirigieron a un pub ubicado en calle Córdoba de la ciudad de Oberá.

La noche transcurría con normalidad hasta que Fernández se indispuso y fue al baño para higienizarse, mientras que su amiga salió para comprar tampones.

“Le pedí papel higiénico a la chica que estaba cuidando el baño y me dio muy poco, entonces le expliqué la situación y le pedí más, pero me respondió ‘arreglate como puedas, no es mi problema’. En eso llegó mi amiga y le dijo que las dos no podíamos estar en el baño. Todo de muy mala manera. Ahí le pregunté por qué nos trataba tan mal y empezamos a discutir”, comentó Fernández.

En diálogo, mencionó que en un momento la encargada del baño le habría manifestado “ahora vas a ver con la Policía”, tras lo cual ella y su amiga volvieron al salón principal.

En ese punto, recordó: “Nos sentamos al lado de la barra y de golpe, sin que digan ninguna palabra, los policías llegaron pegando y me esposaron”.

“Una chica policía que me conoce les preguntó por qué hacían eso, que así no se trabaja. Pero ni así dejaron de golpearme y me sacaron puñados de pelo. Eran cinco policías, tres hombres y dos mujeres”, precisó.

“Tuve mucho miedo”
Según señaló Fernández, quien el último martes radicó una denuncia ante la Fiscalía de Instrucción Dos de Oberá, los uniformados la esposaron y la hicieron ingresar al móvil, en cuyo interior continuaron golpeándola.

A dos semanas del hecho, la mujer exhibió varias excoriaciones en brazos y piernas.

En tanto, aseguró que tiene un diente flojo por una trompada que le dio un uniformado.

“Me subieron al móvil y adentro me siguieron pegando, con las manos esposadas atrás. La verdad tuve mucho miedo de que me hagan cualquier cosa, como que estaban fuera de sus cabales, muy descontrolados. Cuando llegamos a la Seccional Primera un policía me desmayó de una trompada y me desperté en el Hospital Samic”, detalló la denunciante.

Consultada al respecto, precisó que en fiscalía describió como “un grandote que manejaba” a quien la habría noqueado al arribar a la dependencia policial.

Una vez en el Hospital Samic los uniformados habrían constatado que la detenida padece una discapacidad y trataron de minimizar el hecho.

Al respecto, comentó que “vieron mi carné de discapacidad y ahí se asustaron. De ahí me llevaron a mi casa y querían que mi mamá firme un papel, pero no firmó. Decían que me tenían que entregar a un familiar porque soy discapacitada, pero para eso me reventaron a palos”.

Asimismo, tres días después del hecho recibió una citación judicial por una causa por presunta resistencia a la autoridad.

En tal sentido, opinó que “me armaron una causa para justiciar lo que me hicieron. Están muy malacostumbrados y así perjudican a mucha gente”.

“No me devolvieron mi carné”
Fernández reclamó que además del presunto abuso de autoridad, la Policía le retuvo su carné de discapacidad, con las complicaciones que le genera ello.

También contó que los golpes le afectaron el pie izquierdo, donde tiene una prótesis permanente, lo que incrementó sus dolores.

“Aparte me aflojaron un diente y no sé cómo voy a solucionar porque en el hospital no consigo turno. Para colmo, todavía no me devolvieron mi carné de discapacidad, que es algo que necesito para viajar a los controles a Posadas y otros trámites”, subrayó la denunciante.

Fernández se preguntó “cómo puede ser que la Policía actué con tanta violencia contra una mujer, y todo por una discusión por un poco de papel higiénico. Es muy feo que la autoridad actué tan mal, con tanta impunidad”.

Incluso, mencionó que demoró algunos días en radicar la denuncia por temor a represalias.

“Lo único que quiero es que se haga justicia. Me lastimaron mucho y esto no puede quedar así. La Policía no puede hacer lo que se le antoja”, reflexionó.

Agregó que su abogado ya solicitó las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona, ya que no sólo habría sido agredida dentro del pub, sino también en la vereda.

El último martes radicó la denuncia en la Fiscalía de Instrucción Dos de Oberá, tras lo cual fue revisada por un profesional del Cuerpo Médico Forense.

Total Page Visits: 24 - Today Page Visits: 1