Un vecino del barrio San Lucas fue asesinado a golpes y puñaladas

POLICIALES

Silvio Franco (31) fue brutalmente atacado por una patota tras ser perseguido por varias cuadras. Por el hecho la Policía detuvo a cuatro sospechosos, entre ellos un adolescente

Un vecino de 31 años del barrio San Lucas de la capital provincial falleció ayer por la mañana en el hospital Ramón Madariaga como consecuencia de los golpes y lesiones cortantes que sufrió minutos antes al ser atacado por una patota, a pocos metros de su vivienda.

Por este grave suceso, efectivos de distintas comisarías capitalinas y de la Dirección Homicidios de la Policía de Misiones detuvieron horas después del hecho a cuatro sospechosos, entre ellos un adolescente de 15 años. En poder de éstos los investigadores secuestraron dos cuchillos y un machete. 

La víctima fue identificada como Silvio Gabriel Franco (31) y el feroz ataque se produjo cerca de las 5 de ayer sobre la calle 9 de Julio, a media cuadra de Las Américas.

De acuerdo a las primeras averiguaciones de los pesquisas, Franco habría protagonizado un entredicho con un grupo de personas del barrio, aunque las circunstancias de por qué se inició el ataque hasta ayer no habían podido ser confirmadas por los voceros consultados. Incluso no se descartaba que podría haber sido un ataque en un contexto de robo.

Silvia comentó que siete fueron los agresores de su vecino. Foto: Pablo Báez

Lo que sí se reconstruyó es que la víctima corrió varias cuadras de sus agresores, pero al llegar hasta el frente de una vivienda fue rodeada y empujada contra el baúl de un Renault 12 negro que estaba estacionada en la zona.

Fue allí que tras propinarle una tunda de golpes y puñaladas por varios segundos, una vecina que vive frente al lugar y que escuchó los gritos y las corridas amenazó a los agresores con llamar a la Policía, instancia en que los desconocidos salieron corriendo en distintas direcciones. 

Para cuando la mujer salió a ver qué había sucedido se topó con su vecino tendido sobre el asfalto, gravemente lesionado y sin poder decir una palabra por la importante cantidad de sangre que para ese entonces había perdido por los múltiples golpes. 

Minutos más tarde, enterados por otros vecinos de la zona, la familia de la víctima llegó hasta el lugar y como la ambulancia no llegaba decidieron trasladarlo por sus propios medios hasta el hospital Madariaga en donde cerca de las 6.30 de ayer se confirmó el deceso del vecino. 

De acuerdo al parte del médico policial se constató que Franco sufrió una lesión cortante en su costilla izquierda y otro lesión similar en el tórax. Ambas de un 1,5 centímetros de longitud.

También presentaba excoriaciones en la frente, rodilla y nudillos, detallaron las fuentes consultadas. 

Horas después del hecho la Policía detuvo a cuatro sospechosos.

En tanto que luego de una serie de averiguaciones con testigos y otros vecinos de la zona se pudo lograr la detención de cuatro presuntos responsables del ataque.

Éstos fueron identificados como Juan Alberto B. alias Juanchi (36),  Rodrigo R. D., alias Pinchi (22), Juan Ramón B. (34) y Luciano Ezequiel F (15) alias Tukita.

En poder del grupo se secuestraron dos cuchillos y un machete que se cree pudieron haber sido utilizados en el homicidio y por ello fueron alojados en distintas dependencias policiales. 

Por este hecho intervienen el Juzgado de Instrucción Siete y el Juzgado Correccional y de Menores  de Posadas. 

“Ellos venían gritando”

Más allá de que al escuchar las corridas y los golpes que se desarrollaban frente a su vivienda, Silvia Benítez no pudo hacer mucho para evitar el tremendo ataque a su vecino, con sus gritos hizo que los agresores dejaran de atacar a Franco. Para cuando salió a la vereda no pudo obtener ninguna respuesta de la víctima a causa del grave estado en el que se encontraba el hombre.

“Ellos venían gritando, como acá siempre se escuchan gritos entonces pensé que podría ser una pelea de barrio. Yo me quedé despierta, al rato corro la cortina y veo que pasa él (Franco) corriendo, pero yo no sabía que era él en un principio. Los siete iban atrás de él”, inició su relato la vecina.

Luego añadió: “Después, cuando vuelven para acá, yo escucho un puff sobre el auto, yo pensé que querían abrir para sacar algo porque tengo las herramientas ahí. Y cuando veo que están todos arriba de uno solo y veo que le están pegando por la cabeza con un hierro entonces yo les hablo desde la ventana y les digo que lo dejen o llamaba a la Policía, porque no sabía qué decirles”.

Comentó además que una vez que los integrantes de la patota, se alejaron corriendo del lugar, Franco cayó al suelo muy grave.

“’¿Vos estás bien? ‘le grité desde la ventana y como no me respondía vengo hasta acá fuera y veo que estaba todo con sangre. Entonces llamo a la Policía. Ahí vino la esposa que no se quién le avisó y estuvimos acá con la familia. Como no venía la ambulancia ellos le cargaron en el auto y le llevaron, no respondía”, recordó la entrevistada quien lamentó profundamente la pérdida de su vecino a quien lo tenía como una persona muy tranquila y que no se metía en problemas. 

Contó además que entre los agresores estaba un menor de edad que en un determinado momento fue el único que pidió a sus cómplices que dejaran de golpear a la víctima. Y añadió que el ataque se produjo cerca de las 5 cuando aún estaba muy oscuro. 

“De que le estaban pegando feo, le estaban pegando feo. Yo vi que le pegaban con un hierro y otro tenía como una cachiporra, era casero, y con eso le estaban dando por la cabeza. Las puñaladas yo no vi”, graficó aterrada la mujer.

Total Page Visits: 25 - Today Page Visits: 1