La pieza arqueológica ya se encuentra resguardada en el museo Guacurarí

PROVINCIALES

La reliquia histórica era comercializada a través de la red social Facebook. En principio se trataría de un mortero, aunque aún no se determinó su datación ni función

En muchas ocasiones las piezas de gran valor patrimonial y arqueológico se convierten en objetos plausibles de ser comercializados en mercados ilegales por personas que buscan sacarles un rédito económico relevante. A raíz de una denuncia efectuada por la Secretaría de Cultura de la Provincia de Misiones se logró recuperar -de un depósito en la ciudad de Buenos Aires- una reliquia que había sido publicada para su venta mediante la red social Facebook y gracias accionar de la Dirección de Cibercrimen de la Policía Provincial, hoy se encuentra al resguardo en el Museo Histórico y Arqueológico Andrés Guacurarí, de Posadas.

Laura Lagable, subsecretaria de Revalorización Patrimonial y Museos, en comunicación contó cómo se enteró del delito: “Me llegó por medio de un mensaje que se estaba ofreciendo esta pieza -en redes sociales-, supuestamente un mortero jesuítico, porque por ahora estamos en investigación».

“Se estaba ofreciendo en Facebook, encima al mejor postor. A partir de allí hicimos todos los esfuerzos por parar esto y tratar de recuperarlo”.

Según la información a la que accedió este medio, quién visualizó la publicación en las redes sociales fue la arqueóloga María Alejandra Schmitz.

En este contexto, sobre el proceso de recuperación afirmó: “Inmediatamente nos pusimos a articular con la policía y el Juzgado de Instrucción 6), que está a cargo es el juez Ricardo Balor, que sin ningún problema nos atendió en su despacho, también el trabajo lo hizo la Policía de Cibercrimen. Gracias a este trabajo en conjunto, el aparente mortero ya está en Posadas, resguardado en el Museo Guacurarí. Ahora nos queda realizar todas las investigaciones para saber de qué año es, de dónde salió y demás”.

Lagable señaló que es la primera vez que sucede algo así, es decir, “que la Provincia a través del Ministerio de Cultura recupera una pieza de este tipo”.

Tal como detalló la subsecretaria, la pieza se encontró en la ciudad de Buenos Aires y se llevó al museo Guacurarí el viernes pasado.

“Llegamos al lugar a hablar con la persona que la tenía en venta, hubo una dificultad porque nos dimos cuenta que la publicación estaba activa y de repente desapareció”. Pero pese a este traspié, los profesionales de Cibercrimen lograron dar con la ubicación del poseedor.

La funcionaria especificó que el estado de la pieza es muy bueno, aunque “hay que hacer limpiezas porque no estuvo guardado como corresponde, dado que eso tiene que tener cierta luz y porcentajes de humedad”.

Aspecto legal
Los restos de valor arqueológicos están protegidos por la ley 25.743 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico. El objetivo de la legislación es la preservación, protección y tutela de los restos “como parte integrante del Patrimonio Cultural de la Nación y el aprovechamiento científico y cultural del mismo”.

En este sentido, Lagable puntualizó que, quienes se encuentran objetos de este tipo deben denunciarlos y entregarlos de inmediato a la autoridad competente.

Además, enfatizó que “no se pueden vender porque es un bien público que pertenece a todos”. De hacerlo, se arriesgan a sufrir multas.

El riesgo del comercio ilegal del patrimonio

Los buscadores de tesoros han existido a lo largo de la historia y son los principales enemigos de los objetos que adquieren valor por su trascendencia histórica. Hace un tiempo, se dialogó con el historiador Esteban Snihur, quien destacó que los buscadores -que con el tiempo fueron modernizando su práctica- se ven motivados por la adquisición de “objetos patrimoniales que pueden ser hallados y su potencial comercialización ilegal en el mercado negro de antigüedades”. Al referirse a los reclamos el historiador marcó que “las denuncias casi siempre proceden de los propietarios que ven invadidos sus terrenos» por el accionar de los cazarrecompensas, por lo que «el trasfondo, que es el daño al patrimonio histórico cultural, queda impune». Al mismo tiempo, Snihur dijo que la provincia tiene especial atracción por su historia.

Total Page Visits: 27 - Today Page Visits: 1