Al menos 177 menores de 14 años, forzadas a continuar con embarazos en Misiones

PROVINCIALES

La mayoría de estos Embarazos Infantiles Forzados que ocurrieron en la provincia en 2021, son producto de violaciones. Los datos los confirmó Salud Pública a través de las Estadísticas Vitales. Hubo un aumento del 27% respecto del 2020, cuando hubo 139 menores de 14 años que gestaron embarazos y tuvieron bebés nacidos vivos.

En Misiones el pasado año, hubo 177 nacidos vivos de gestantes de 14 años de edad o menos, lo que se define como Embarazo Infantil Forzado (EIF), pues se trata de adolescentes y niñas que tienen el derecho a una interrupción legal del embarazo, y la mayoría de las cuales sufrieron violaciones.

Estos datos, anticipados por este medio días y semanas atrás, fueron confirmados oficialmente por el Ministerio de Salud Pública, que recientemente publicó las Estadísticas Vitales de Misiones, correspondientes a los años 2020 y 2021. De esas estadísticas, surge también que aumentaron los embarazos de las menores de 14 años en el pasado año.

Es que, según los datos oficiales del MSP, en 2020 hubo en Misiones, 139 nacidos vivos de gestantes adolescentes, de 14 años de edad o menos. Comparados con los 177 del 2021, hubo un aumento del 27,33%. En otras palabras, el año pasado hubo 38 nacidos vivos más (de gestantes menores de 14 años) que en el primer año de la pandemia del coronavirus. O lo que es lo mismo, en 2021 hubo al menos, 38 embarazos infantiles forzados (EIF) más que en el año previo.

De acuerdo con las Estadísticas Vitales, los departamentos con más embarazos infantiles forzados fueron Capital (29), Iguazú (23), Guaraní (23), Eldorado (13), Oberá (12), Cainguás (12), San Pedro (11), San Ignacio (10) y San Martín (10).

De acuerdo con las Estadísticas, en 2020 falleció un bebé gestado por una menor de 14 años en Misiones. Esa cifra se repitió en 2021.

Los nacidos vivos de embarazos de adolescentes de 15 a 19 años de edad

En tanto, en 2021 hubo 2.988 nacidos vivos de gestantes y madres de 19 a 15 años de edad. Una cantidad ligeramente inferior a la del 2020, cuando hubo 3.199 nacidos vivos de gestantes de entre 15 y 19 años de edad. Estos embarazos, algunos de los cuales también se enmarcan en la violencia sexual, son los que se definen como “embarazos adolescentes tardíos”, por contraposición a los “embarazos adolescentes tempranos”, que son los de las menores de 14 años (entre 10 y 14 años).

Por supuesto, estos datos corresponden a los registros oficiales. Y, por ende, existe un lógico subregistro, producto de los casos que no llegan al sistema de salud.

Lo que señala UNICEF sobre los embarazos de menores de 14 años

Según un documento de la UNICEF publicado en Noviembre del 2019, “un embarazo que ocurre y se mantiene sin la voluntad de la persona gestante constituye un embarazo forzado. Es uno de los efectos posibles de los abusos sexuales”.

“El embarazo en edades tempranas, presenta mayores riesgos de salud y desarrollo para las niñas gestantes. Si se trata de un embarazo forzado se suman los riesgos derivados del impacto emocional de la violencia, la culpabilización, el silenciamiento, la falta de contención y de apoyo que se manifiesta cuando ese abuso no fue detectado o estuvo rodeado de ocultamiento y estigma”, advierte el documento de la UNICEF.

“En particular las NyA que son víctimas de abuso sexual intrafamiliar, o por conocidos, tienen menor capacidad para comunicar el hecho, por la dependencia emocional, económica y el ocultamiento que ocurre de forma recurrente en estos casos. En otros casos, las NyA no pueden identificar la violencia que precede al embarazo, por ejemplo, porque tienen una relación afectiva con una persona considerablemente mayor y no comprenden que su capacidad de negociar y determinar las condiciones en las que tienen relaciones sexuales, es limitada. Por ello, se considera que allí existe violencia sexual, aunque la NyA no pueda identificarla inicialmente, sostiene el informe.

Asimismo, el informe de la UNICEF aclara que “las niñas y adolescentes menores de 15 años siempre tienen derecho a una ILE (Interrupción Legal del Embarazo), porque el embarazo a esa edad supone mayores riesgos para su vida y su salud que para las mujeres adultas. Además, en el caso de las niñas menores de 13 años el embarazo siempre se considera producto de violencia sexual, ya que el derecho solo reconoce la capacidad legal para consentir las relaciones sexuales a partir de los 13 años (artículo 119 del Código Penal)”.

La definición de Embarazo Infantil Forzado (EIF)

En tanto, organizaciones no gubernamentales como Cladem (Comité de Latinoamérica y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer), “un embarazo infantil forzado (EIF) se produce cuando una niña menor de 14 años queda embarazada sin haberlo buscado o deseado y se le niega, dificulta, demora u obstaculiza la interrupción del embarazo”.

Total Page Visits: 32 - Today Page Visits: 1