Escuela secundaria: cambios clave que se aplicarán en Misiones desde este ciclo

GENERAL

Antes que termine el actual ciclo, las escuelas deberán definir su plan institucional de evaluación. Esperan consolidar este nuevo modelo de acreditación de saberes durante 2023 y 2024. Los alumnos que no promocionen podrán cursar algunas materias con sus compañeros

Los cambios que se vienen en el nivel secundario de Misiones van mucho más allá de la posibilidad de ampliar de tres a cuatro previas (el 40%) como máximo de materias no aprobadas para poder promocionar de año.

El nuevo Régimen Académico Marco (RAM) fue aprobado por el Ministerio de Educación de la provincia y ya cuenta con la adhesión del Servicio Provincial de Educación Privada de Misiones (SPEPM) y, con algunas consideraciones para las escuelas técnicas, contará en breve con la adhesión del Consejo General de Educación (CGE).

Este nuevo RAM busca desterrar la evaluación escrita y oral como único dispositivo de acreditación de saberes y sumar los proyectos makers, aprendizaje basado en proyectos, cooperativo y colaborativo, entre otros.

Además establece nuevas reglas para el trabajo en unidades pedagógicas, para lo cual parte de diferenciar los contenidos esenciales de los emergentes de cada materia.

Contenidos esenciales y emergentes

En diálogo, la subsecretaria de Educación, Cielo Linares, señaló que “los contenidos esenciales son los que los chicos sólo lo ven en la escuela, no en Google”.

Por ejemplo, en Geografía de primer año, en uno de sus ejes, están como contenidos esenciales los conceptos de la representación del espacio geográfico, nociones de cartografía y la simbología. El mapa físico argentino es el tema. Entonces, si en segundo año los chicos pueden identificar los límites y fronteras de un país, ¿no muestran que reconocen la forma de representación geográfica?

¿Entonces, qué hacemos con el chico que no aprobó Geografía de primero pero acredita estos contenidos esenciales en segundo?”, cuestionó.

La respuesta está en el nuevo RAM pero la modalidad en que se aplicará será tarea de cada institución que deberá establecerlo antes que termine este ciclo lectivo en su proyecto institucional y en su plan anual de evaluación.

Reingreso y repitencia

Administrativamente, el reingreso y la repitencia son lo mismo, pero en la puesta en práctica serán muy diferentes.

El reingreso es la posibilidad que la escuela (según lo defina en su proyecto institucional) dará al alumno que tenga más del 40% de materias no aprobadas a recursar el año y, paralelamente, cursar algunas materias con su grupo de compañeros.

Aunque el proyecto original impulsaba que el alumno sólo recurse las materias que no había aprobado, finalmente se resolvió que recursarán todas y sumarán algunas materias del curso superior.

No obstante, la escuela ofrecerá un abanico de alternativas para que el alumno acredite los aprendizajes aprendidos: desde talleres en contraturno, proyectos integradores con dos o más materias e incluso tareas y clases virtuales.

“Con este nuevo régimen académico rompimos la mirada sistémica de la escolaridad que fue muy efectivo para el siglo XX pero que ahora tenemos que repensar, porque los sistemas educativos que tienen buenos resultados en el mundo contemplan una gradualidad que ya no es más sistémica”, analizó Linares.

Según agregó, el reingreso es una posibilidad que da la escuela que tiene que acordar con los profesores si recibirá a ese chico en grupo de compañeros.

“Si bien el alumno no puede cursar las materias de dos años en forma simultánea, se pueden pensar propuestas de proyectos específicos para estos casos de revinculación para que ese chico pueda hacer de manera sistémica los dos cursos. Al ser la mirada sobre el ciclo, si está en tercero y hace materias de cuarto, matemática de ambos años tienen muchas coincidencias”, señaló.

Nuevo régimen de inasistencias 

También en el modo de contar las inasistencias de los alumnos la última palabra la tendrá la escuela, pero el RAM rompe con el modelo del cronosistema actual.
“Si se va a continuar con una cantidad de inasistencia máxima, tiene que estar puesto en clave de carga horaria el total de trabajo. Hoy, si el alumno falta el lunes, se le cuenta esa inasistencia para toda la jornada, incluso si faltó uno de los docentes que tenía clases ese día”, indicó Linares.
El nuevo modelo está basado en carga de trabajo, “si el chico no fue todos los días a la escuela pero respondió a todas las consignas que dio el profesor… eso también puede ser parte del presente. También la inasistencia puede contabilizarse por materia o por carga total de trabajo, por ejemplo de lunes a jueves se trabaja de una manera y el viernes de otra, si el chico no asiste el viernes pero presenta la producción que se da, se lo considera como presente. Esto es lo que pedimos a las instituciones que revisen”, explicó.

“El alumno sigue en la escuela aunque repita”

En tanto, la repitencia implica recursar el año no aprobado, tal como la conocemos ahora.Pero el nuevo RAM es tajante respecto a la pertenencia a la matrícula pues explicita que el alumno que se inscribe en una escuela sólo dejará de ser parte de la institución al obtener el título o se cambien de institución con pase confirmado a otra escuela.

Linares lo explicó aún más claro, “lo que estamos diciendo es que el alumno es de esa escuela hasta que termine, no puede existir ninguna escuela que no acepte repitentes, tampoco pueden existir escuelas de gestión pública o privada que les digan a las chicas embarazadas que se vayan a una nocturna porque las escuelas son garantes de derechos”.

Docente de acompañamiento de las trayectorias

La figura del docente de acompañamiento de las trayectorias es clave en este nuevo modelo en el que cada alumno podrá transitar la secundaria con sus propios tiempos y cursando una combinación de materias (reingreso).

“Queremos apuntalar la figura del docente de acompañamiento de las trayectorias, es el que trabajará sobre la trayectoria de cada chico, se tomará el tiempo con el estudiante para involucrarlo en la escuela… es el que se quedará en contraturno con el alumno, no le explicará matemática pero hará que resuelva la tarea de matemática que le quedó pendiente”, explicó la subsecretaria de Educación de la provincia, Cielo Linares.

No bajamos la vara

Consultada sobre si estos cambios podrían provocar una mayor disminución de la calidad educativa, la funcionaria aseveró que “no bajamos la vara sino que cambiamos la lógica de transitar la escuela, ponemos el foco donde tenemos que dar la discusión: no vamos a discutir si el chico repite con cuatro o seis materias, sino cuáles son los criterios de acreditación de aprendizajes”.
A su entender, “baja la calidad educativa cuando lo tenés al chico sometido a un modelo que ya quedó totalmente desgastado. ¿Qué es formar un ciudadano crítico? ¿Un chico que repite el concepto de Estado o que puede hablar de paz y conflicto, y analizar la guerra en Ucrania? ¿Qué es formar un joven para los estudios superiores? ¿Es un chico que lee literatura canónica o que puede comprender lo que lee? ¿Qué es formar para incluirse en el mundo del trabajo? ¿Un chico que puede repetir determinados conceptos o que puede redactar una nota de presentación personal de manera clara y potente?”.

Total Page Visits: 11 - Today Page Visits: 2