En sólo cuatro años Bolsonaro llevó a cada brasileño a ser más pobre

GENERAL

El COVID-19 y la guerra de Ucrania empeoraron el escenario, pero la crisis social los precede, dicen los economistas. el presidente Redujo las inversiones públicas y avanzó poco en la agenda de reformas

Brasil se empobreció durante el gobierno de Jair Bolsonaro, y no sólo por el COVID-19 o la guerra en Ucrania, aseguran los economistas.Cuando asumió el actual presidente brasileño, en enero de 2019, en un escenario de una economía aún debilitada por la recesión de los años de Dilma Rousseff y Michel Temer, Bolsonaro tomó decisiones.

Redujo las inversiones públicas, avanzó poco en la agenda de reformas y frenó la Bolsa Familia (subsidio nacional), lo que permitió que el problema de la pobreza creciera.

Hoy, con el empeoramiento de la crisis social y a tres meses de las elecciones, Bolsonaro y sus aliados decidieron distribuir 41,2 mil millones de reales en “ayuda social”.

Para evadir la Ley Electoral, que sólo permite algo así en un entorno excepcional, el paquete aprobado incluye que Bolsonaro firme un decreto para poner a Brasil en un estado de emergencia que no existe.

La norma prevé ampliar hasta diciembre de 400 a 600 reales (de 75,7 a u$s 113 ) el programa Auxilio Brasil, creado por Bolsonaro el año pasado para reemplazar la Bolsa Familia de Lula, que es recibido por los hogares de menos recursos.

El PIB (Producto Interno Bruto) per cápita, indicador que muestra la producción de riqueza dividida por el número de habitantes, cerró 2021 en US$ 7.500 (R$ 41 mil). Se trata de US$ 5.726 (R$ 31 mil) menos que el pico, registrado en 2011. El valor actual equivale al nivel de 2007. En 2018, último año del gobierno de Temer, el indicador estaba en US$ 9.151,40 (R$ 9.151,40) ($ 49 mil).

“Hubo negligencia”
Los datos sobre la renta media de los brasileños también muestran este empobrecimiento: cayó de 2.823 reales a principios de 2019 a 2.613 reales en el trimestre marzo/mayo 2022, según el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística).

Incluso antes de la pandemia, ese valor ya venía cayendo: en el trimestre de diciembre de 2019 a febrero de 2020, la renta media brasileña era de R$ 2.816.

“Hubo negligencia con relación a la situación social del país incluso antes del COVID-19”, dice la economista Débora Freire, profesora del Centro de Desarrollo y Planificación Regional de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG).

“Las crisis económicas pasan, traen impactos negativos, pero la forma de afrontarlas hace mucha diferencia. El Gobierno ahora usa estos hechos como excusa, pero la verdad es que era su deber hacer más eficientes las políticas públicas”, dice.

“Los problemas de hoy los atribuyo al modelo de política económica, que no brinda estímulos para la recuperación y dejó de lado las áreas sociales. Esto podría haberse evitado, porque una vez que una familia cae en la pobreza extrema lleva generaciones recuperarse”.

El economista Fernando de Holanda Barbosa Filho, investigador de FGV-Ibre (Instituto Brasileño de Economía de la Fundação Getulio Vargas), cree que “la génesis del empobrecimiento radica en la incapacidad de los gobiernos para ajustar las cuentas públicas”, lo que aumentaría las inversiones de las empresas, la creación de empleo y el crecimiento de los ingresos. Es decir, hacer que la rueda del crecimiento adquiera un impulso virtuoso.

“Mi visión es que el proceso de paulatino empobrecimiento que estamos viviendo se deriva de un problema fiscal y que vamos rumbo a otra década perdida”, dice.

“El gaso social se desplomó”
Los investigadores Carlos Bastos y Julia Braga del Grupo de Economía del Sector Público de la Universidad Federal de Río de Janeiro ultiman un estudio sobre los efectos del tope de gasto, desde su creación, en la aplicación del Presupuesto.

“El techo tuvo mucho éxito en aguantar las subidas de la inflación, pero también está claro que se sacrifican más los gastos con menos apoyo político o interés del mando de la época”, dice Bastos.

“El gasto social con Bolsonaro se redujo. Los recursos destinados a iniciativas que apoyen la expansión del bienestar social, el trabajo, el saneamiento, la vivienda, el ocio y la cultura, se han desplomado”.

Cayeron de BRL 111,6 mil millones en 2015, un año antes de que se creara el tope, a BRL 73,4 mil millones el año pasado, una caída del 34% en valores ajustados por inflación. La “nueva ayuda social”, en cambio, va en contra de la solución, dice Barbosa, de FGV.

“No hay duda de que está enfocado en aspectos electorales, porque no hay un programa de combate a la pobreza estructural en hacer transferencias y dar incentivos a tres meses”.

Daño colateral
La economista Sandra Brandão destaca la fuerte retracción de recursos en otra área, la red de apoyo a las prestaciones asistenciales.

“Prácticamente se redujo a la mitad durante la administración de Bolsonaro y recibió R$ 2 mil millones el año pasado”, dice Brandão.

Un daño colateral de ese recorte se llama Beatriz Cristina dos Santos Silva, de 22 años, madre soltera de Maitê, de cinco meses. Hoy no tiene trabajo formal, pero dice que ganaba R$ 3.600 como gerente comercial.

Desde mayo, tres veces por semana, hace un viaje de dos horas desde Mairiporã (SP), donde vive, con una canasta de dulces y su hija en el regazo, para vender brigadeiros (dulce típico) y brownies cerca de un centro comercial en el este. de San Pablo. Este es su único sustento.

Su preocupación ahora es encontrar un nuevo lugar para vivir. “El alquiler está al día, pero de repente me informaron que tendría que desalojar la casa. Me sentí muy mal”, dice. Ella dice que el único beneficio social que recibió hasta ahora fueron tres cuotas de R$ 600 de Ayuda de Emergencia.

“Hay un efecto desalentador”

Eduardo Yamashita, director de Operaciones de Gouvêa Ecosystem, otra consultora especializada en consumo y retail, no ve un cambio radical en ese escenario en el segundo semestre del año. “La razón es sencilla, la falta de dinero persiste, incluso con la mejora del mercado laboral”, dice.
En el trimestre hasta mayo de este año, la tasa de desempleo cayó al 9,8 %, el nivel más bajo para el rango desde 2015, pero los ingresos cayeron un 7,2 % en el año.
“Durante el apogeo del COVID, tuvimos una fuerte inyección de recursos públicos a la economía, con la impresión de dinero en muchos países, lo que llevó a un aumento significativo de la masa salarial, es decir, la cantidad de dinero disponible para buena parte del 2020, y un poco menos en el 2021”, dice el experto.
“Cuando se cortó la ayuda de emergencia en Brasil, la cantidad de dinero volvía a la prepandemia, pero luego vino la inflación”. “Hay un efecto desalentador”, concluye.

El 64% de los brasileños dice sufrir restricciones

El empobrecimiento de los brasileños en los últimos años aparece en diferentes datos, pero un indicador de consumo trae una nueva faceta de esa situación: el empeoramiento de la sensación de pérdida de poder adquisitivo de Brasil comparado a escala internacional.
Una encuesta realizada en 100 países por Nielsen Media Research, una empresa global de investigación de mercado de consumo, muestra que el 64% de los brasileños declaran que han comenzado a experimentar restricciones presupuestarias después de la pandemia. El número está muy por encima de la muestra mundial, en la que el 46% dijo que se había visto limitado financieramente.

Efecto Covid más inflación
“Hay una combinación de dos factores que pueden explicar esto”, dice el español Roberto Butragueño, director de retail de Nielsen. “Brasil fue uno de los países que más sufrió los efectos de la pandemia, si miras los contagios y el número de muertos, y también donde más aumentaron los precios de los productos básicos”.La canasta básica de consumo subió 30% en Brasil entre 2019 y 2021.

La investigación también retrata cómo los brasileños intentan sortear esta realidad más dura mediante el cambio de hábitos. En cuanto a la carne, por ejemplo, hay un aumento en la búsqueda de cortes congelados, que cuestan en promedio un 25% menos que la versión fresca.

También buscar otros cortes: el hígado se convirtió en uno de los productos más cotizados en proteína de res cuyo kilo cuesta 50% menos que el precio promedio de la categoría.

Un tercio de los brasileños dice que no tiene ganas de salir a gastar. Además, casi la mitad, el 46%, redujo las comidas callejeras y el 21% concentró sus compras en alimentos.

Total Page Visits: 14 - Today Page Visits: 2