Una familia tipo necesitó casi $100 mil en Mayo, para no caer en la pobreza

GENERAL

Así surge de la medición oficial del Indec sobre la Canasta Básica total, que establece la línea de la pobreza. En tanto, la canasta alimentaria tuvo una suba de 4,6% y se necesitaron $44.499 de ingreso mensual para que un hogar de cuatro integrantes, no sea considerado indigente. En un año, la CBT aumentó un 54,7%.

En el contexto de una inflación cada vez más exacerbada, que alcanzó un 60,7% en los últimos 12 meses –la cifra más alta en 30 años– el Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) dio a conocer los datos oficiales sobre la Canasta Básica Total (CBT) o “canasta de la pobreza” y la Canasta Básica Alimentaria (CBA) o “canasta de la indigencia”.

Según la medición del Indec, la canasta de la pobreza tuvo un incremento de 4,6% en mayo. En consecuencia, una familia compuesta por dos adultos y dos niños necesitó mes un ingreso mensual de $99.677 para no caer bajo la línea de la pobreza.

Según se publicó, si bien el índice de precios al consumidor (IPC) de Mayo (5,1%) fue inferior al de abril (6%), los alimentos continúan en tendencia alcista y eso se vio reflejado en la medición de la Canasta Básica Alimentaria. La misma aumentó un 4,6% en el quinto mes del año. De esa forma, un hogar necesitó $44.499 para no ser considerado indigente.

Por otra parte, el informe del Indec analiza el crecimiento de ambas canastas en términos interanuales.

Al respecto, el informe indica que la Canasta Básica tuvo una suba anual de 54,7%, lo que la ubica por detrás del ritmo general de precios. En cambio, la Canasta Alimentaria, creció un 62,3% al comparar Mayo del 2021 con Mayo del 2022. Es decir, una suba dos puntos por encima de la inflación interanual del mes pasado.

La relación entre Canastas Básica y Alimentaria y los indicadores sociales

Vale recordar que estas dos mediciones –Canasta Básica y Alimentaria-, permiten cuantificar el proceso de deterioro de los indicadores sociales, porque la primera determina la línea de la pobreza y la segunda, la indigencia. Al subir los valores de las CBA y CBT, en la medida en que no crezcan los ingresos, más familias caerán en la pobreza e indigencia.

Además, es preciso tener en cuenta que la Canasta Básica, incluye el costo de alimentos, indumentaria, salud, transporte y educación –entre otros ítems-, pero no incluye el costo de los alquileres. En otras palabras, al costo de vida marcado por la Canasta de Pobreza, hay que añadirle el valor de un alquiler, en el caso de las familias no propietarias de su vivienda.

En este sentido, la última medición oficial –segundo semestre del 2021- marcó que el 37,2% de la población es considerada pobre en la Argentina y el 8,2% vive en condiciones de indigencia. Son 17,4 millones de personas pobres, de las cuales, más de 3,8 millones, son indigentes. Pero representaban una mejora en estos indicadores sociales, respecto del 42% de pobreza que marcó el 2020 y del 40,6% de la primera mitad del año pasado.

Pero el avance de la inflación parece estar afectando al incipiente proceso de recuperación económica en la comparación con el peor año de la pandemia del coronavirus, cuando la mayor parte de las actividades económicas estaban limitadas o prohibidas.

Total Page Visits: 20 - Today Page Visits: 1