Detuvieron a dos sospechosos por violación grupal a joven de Guaraní

GENERAL

Ambos detenidos tienen 20 años. “La Policía tomó en serio el caso después de que salió en el diario”, opinó el padre de la denunciante, una joven de 21 años

Tras la ampliación de denuncia de la víctima y la recepción de varios testimonios, el juez de Instrucción Dos de Oberá, Horacio Alarcón, ordenó ayer la detención de dos sospechosos por la violación grupal de una joven de 21 años en la localidad de Guaraní.

Los implicados fueron identificados como Leonardo F. (20) y Damián V. (20). Un vocero del caso precisó que fueron alojados en diferentes dependencias de la Unidad Regional II y a mediados de la próxima semana serían citados a indagatoria.

En diálogo con el padre de la denunciante se mostró satisfecho por la decisión del magistrado interviniente y opinó que “la Policía tomó en serio el caso después que salió en el diario, porque antes no habían dado mucho importancia y los violadores seguían libres”.

En su edición del último miércoles este matutino publicó en exclusiva detalles del hecho que luego tuvo amplia repercusión en la provincia y el país.

La violación grupal se registró en la madrugada del domingo pasado y la víctima declaró que le pusieron algún tipo de droga en la bebida ya que perdió el conocimiento y recién recuperó la lucidez a media mañana, luego que su primo y el otro sospechoso la dejaron en el frente de su casa semidesnuda y cubierta con una colcha blanca con motivos negros.

Precisamente, este diario accedió a una fotografía tomada en la madrugada del domingo en una plaza de Guaraní, donde se observa a un grupo de ocho jóvenes y la chica, quien aparece envuelta en la citada colcha a espaldas de Leonardo F.

Mientras algunos del los varones se ríen y hacen gestos obscenos a la cámara, la víctima aparece como adormecida, tal vez producto de la ingesta de alguna droga.

Llamada clave
En su denuncia la joven relató que el sábado a la noche se encontró en la plaza San Martín de Guaraní con algunos amigos y conocidos, entre ellos su primo Damián V., Leonardo F. y varios menores.

Precisó que en un momento de la noche fueron al kiosco a comprar bebidas alcohólicas, comenzaron a tomar y después de eso ya no recordaba nada más.

Recién alrededor de las 8 del domingo recuperó la conciencia, cuando su primo y el otro ahora detenido la dejaron frente a su domicilio, semidesnuda y cubierta con una manta.

Sus padres la encontraron sentada en el acceso a la propiedad. Apenas podía hilvanar palabras y se desmayó, por lo que inmediatamente la trasladaron al Hospital Samic.

Un dato que no pasó desapercibido para las autoridades señala que alrededor de las 18 del domingo, Leonardo F. llamó al celular de la víctima y atendió su mamá, ante quien el sospechoso argumentó que mantuvo relaciones sexuales con su hija, pero que se trató de un hecho consentido.

En tanto, según el progenitor de la chica la detención de los acusados se demoró porque en primera instancia la comisaría local no habría tomado el caso con la seriedad necesaria.

Por ello, en los primeros días de la semana el magistrado no habría contado con elementos de prueba suficientes para detener a ningún sospechoso, más allá de la versión de la víctima.

“Cuando fuimos a hacer la denuncia el domingo no nos dejaron entrar con ella, supuestamente porque es mayor, siendo que estaba en estado de shock y sólo lloraba. La verdad lamentable como nos atendieron”, reclamó el padre.

En ese contexto, el martes se contactó con un abogado conocido que lo asesoró para que realice una ampliación de denuncia donde la víctima aportó más datos.

También expresó reparos sobre la atención en el Hospital Samic, ya que en primera instancia no le habrían tomado muestras y dijeron que podía bañarse.

Casos reiterados
Tal como se informó, el abuso a la joven de 21 años fue el segundo denunciado en apenas una semana en Guaraní. El primer hecho se produjo el 5 de junio y la víctima es una adolescente de 15 años ultrajaba en un descampado del centro.

En tanto, ambos causas se entrecruzar porque las víctimas fueron drogadas por sus agresores mediante el consumo de bebidas alcohólicas, tal como se desprende de las respectivas declaraciones en sede policial.

El primer hecho se registró en la madrugada del domingo 5 de junio y el expediente por abuso sexual con acceso carnal se tramita ante el Juzgado de Instrucción Dos de Oberá.

Por el caso fue detenido un joven de 23 años que coincide con la descripción brindada por la chica. Como si esto fuera poco, en el lugar donde se produjo el abuso la Policía encontró su billetera con su DNI, lo que terminó por implicarlo.

Esa madrugada, alrededor de las 3, una persona se acercó a un efectivo policial que se encontraba de servicio adicional en un local bailable y le señaló que en inmediaciones al polideportivo municipal había una jovencita semidesnuda y desorientada.

El uniformado constató la situación y la víctima le dijo que abusaron de ella, al tiempo que brindó detalles físicos y de la vestimenta del sospechoso.

En cercanías al lugar encontraron el short de la chica y una billetera. Minutos más tarde, sobre ruta nacional 14, individualizaron a un hombre con las características dadas y se constató que se trataba de Alejandro C. (23), coincidente con el DNI hallado en el lugar del abuso.

La misma madrugada del 5 de junio la chica fue trasladada junto a su madre al Hospital Samic de Oberá para evaluación y tratamiento específico en caso de abuso sexual. Además se hallaba descompensando y desorientada por el consumo de alguna sustancia que le habrían puesto en la bebida.

Reunión para abordar la inseguridad

En su última sesión, el Concejo Deliberante de Guaraní aprobó por unanimidad la invitación formal al intendente Miguel Ángel Vargas, además deljefe de la comisaría local y la jueza de Paz para tratar varios pedidos con respecto a los últimos hechos ocurridos en la localidad.

El edil Adrián Verón explicó que “la invitación a las autoridades nombradas es con motivo de analizar, coordinar trabajo y herramientas preventivas a los fines de terminar con los delitos como los que ocurrieron en los últimos días.

“También necesitamos terminar con la venta de alcohol a menores de edad, ya que hay ordenanzas pero no se cumple, y combatir el narcomenudeo que preocupa a la comunidad”, agregó.

En tanto, el jueves unas 70 personas se movilizaron por la falta de seguridad en las calles de Guaraní y, en paralelo, expusieron el pedido de justicia para las dos víctimas de abuso sexual cometidos en la última semana.

Los manifestantes se concentraron primero frente a la comisaría y luego caminaron hasta el Juzgado de Paz, situado a metros del edificio comunal, mostrando sus preocupaciones en carteles confeccionados a mano.

En ambas dependencias públicas entregaron un petitorio para dejar constancia de sus reclamos: “Exigimos protección en las calles frente al problema que se hace notar en estos momentos (…) Necesitamos la presencia del móvil policial en los barrios más precarios y exigimos que hagan su trabajo”, dice la misiva entregada en manos a la jueza de Paz, Myriam Rosciszewski.

En diálogo con Elisa González subrayó: “Pedimos que hagan patrullajes en las calles, que controlen el consumo de bebidas de parte de los menores, que se los ve tomando y fumando a cualquier hora. No están haciendo su trabajo, por lo que la inseguridad va en aumento”.

Total Page Visits: 13 - Today Page Visits: 1