Menor denunció a su tío por abuso y hace 100 días que está desaparecida

GENERAL

La Policía recepcionó una carta en la que la adolescente habría contado que se fue a San Pedro. El escrito no fue peritado. El año pasado denunció que fue violada

“Dejó una carta diciendo que se fue a San Pedro y que me quede tranquilo, que no la busque. Lo único que quiero es que esté bien, pero dentro de poco va a cumplir 18 años y será mayor de edad. Yo no le puedo obligar a nada”, comentó Leonardo Kalt (64), abuelo de Milagros Micaela Kalt (17), desaparecida desde el pasado 26 de febrero.

Ese día la menor salió de su casa en el barrio Villa Cristen, de Oberá, y desde entonces su familia no supo nada más de ella. Hoy se cumplen 100 días de la última vez que la vieron.

En los días posteriores a la denuncia radicada por el abuelo ante la Comisaría de la Mujer desde la Unidad Regional II emitieron sucesivos partes de prensa con datos tendientes a ubicarla, aunque con el correr de las semanas la difusión se fue diluyendo.

Llamativamente, la familia de la adolescente tampoco recurrió a los medios, como es habitual en casos de desaparición.

En tanto, en los últimos días vecinos y allegados a la menor reavivaron la búsqueda mediante las redes sociales, aunque hasta el momento no hubo novedades concretas.

El viernes se contactaron con el abuelo y una tía de Milagros Micaela Kalt, quienes reconocieron que no tiene ningún indicio sobre el actual paradero de la jovencita, más allá de una carta que habría dejado explicando sus motivos para irse.

En el escrito de puño y letra, al que tuvo acceso este diario, se lee: “Quiero ser feliz de verdad, no aguanto más abuelo”, aunque no aclaró los motivos del sufrimiento que aqueja.

Insistió en que estará bien y que no la busquen, al tiempo que precisó que viajó a San Pedro.

La carta presuntamente escrita por la menor fue entregada a la Policía y, según los familiares, desde la fuerza le informaron que siguieron sin suerte la pista de San Pedro.

Acusación y desmentida

En diálogo, Nancy Kalt, tía de la adolescente, contó que fue criada por sus abuelos paternos ya que ninguno de los progenitores quiso o pudo hacerse cargo de ella.

“El papá de Micaela es hermano mío y tuvo una relación casual con la mamá de ella, pero ninguno de los dos quiso criarla y cuando tenía un añito le dieron a mis padres, que la criaron como si fuera su hija. Mi mamá falleció hace seis años y se quedó a cargo de papá”, precisó la tía.

Contó que su sobrina era buena alumna, asistía a cuarto año del Centro Educativo Polimodal 46 y anhelaba ingresar a Prefectura Naval Argentina.

“Es muy estudiosa, casi no salía. Tenía un noviecito, pero estaba mucho en casa”, remarcó.

Si bien la menor vivía sola con su abuelo, en una vivienda ubicada en el mismo terreno residen su tía y primos.

Pero en mayo del año pasado se produjo un hecho que generó una conmoción en la familia, y que la chica denunció que fue víctima de abuso sexual por parte de un tío paterno.

A consecuencia de ello se presentó ante la Comisaría de la Mujer y contó con el asesoramiento de funcionarias de la Dirección de Niñez y Familia de la Municipalidad.

Posteriormente, en Cámara Gesell ratificó la acusación contra su tío.

En paralelo a la denuncia, a través de redes sociales recuperó el contacto con su madre biológica, que reside en Garupá, y se mudó con ella.

De todas formas, en octubre la menor regresó a Oberá con su abuelo y le manifestó que había mentido respecto del abuso denunciado en mayo. Esta versión fue ratificada por una fuente de la Dirección de Niñez y Familia ante la consulta de este diario. Para el abuelo y la tía de la menor, aquella denuncia por presunto abuso resulta un tema incómodo que prefirieron no ahondar.

Al respecto, Leonardo Kalt fue tajante: “Lo único que sé es que yo no le violé a mi nieta. Yo siempre le di todo. Lo otro no sé. Ella primero dijo una cosa y después dijo que mintió para poder irse con la madre, pero no le gustó allá y volvió. Sólo ella sabe la verdad”.

Incluso, reconoció que “si ella no quiere volver no le puedo obligar. El 19 de octubre cumple 18 años y será mayor”.

Contó que su nieta no poseía celular, por lo que tampoco pudo contactarse por esa vía.

Sobre la carta hallada en el domicilio, desde la Unidad Regional II informaron que será sometida a pericias caligráficas para determinar si efectivamente fue escrita o no por la adolescente. En este punto, llama la atención la demora de un procedimiento que podría ser clave para develar el misterio de la desaparición de Milagros.

El escrito de una carilla dice: “Perdón, pero quiero hacer mi vida, abuelo. Sabés que te quiero, siempre vas a ser mi abuelo. Pero me tengo que ir, quiero ser feliz. Quiero ser feliz de verdad, no aguanto más, abuelo. Te dejo un abrazo, siempre vas a estar en mi corazón. Quedate tranquilo, voy a estar bien. Quedate tranquilo, voy a hacer mi vida, voy a estar bien. No me busques. No hagas escándalo, voy a estar bien de verdad, voy a hacer mi vida. Le pedí a Dios tener una familia, una familia de verdad y sé que él me va a escuchar. Él ve mi inocencia en esta situación. Dios no es injusto, abuelo, por eso tomo la decisión de irme y perdón por ser una carga para ti. Me voy a San Pedro”.

Y finaliza: “No sabía cómo decirte esto, abuelo, por eso te escribo. Sólo quiero ser feliz y hacer mi vida. Yo hubiera querido que las cosas fueran de otra manera, pero no se pudo. Perdón”.

El caso Josías reflotó la búsqueda

En las últimas semanas la comunidad obereña estuvo atenta a la búsqueda de Josías Ezequiel Galeano (15), quien desapareció el pasado 30 de abril y cuyo cuerpo sin vida fue hallado el último viernes en un bañado de Oberá.

En ese contexto, varias voces comenzaron a reclamar por la búsqueda de Milagros Micaela Kalt (17), desaparecida desde el pasado 26 de febrero.

“Es muy raro que no busquen a Milagros que hace más de tres meses que está desparecida. La familia no se mueve nada y la Policía tampoco informa”, reclamó la madre de una amiga de la menor.

Así, el caso fue recobrando relevancia, se replicó en grupos de redes sociales y la Policía reflotó los partes de prensa solicitando datos que permitan dar con el actual paradero de la jovencita.

Milagros Micaela Kalt es de contextura física delgada, mide 1,70 metros de altura, es de tez blanca, tiene ojos de color celeste y cabellos castaños.

Cualquier información sobre su paradero, comunicarse a la línea de emergencia gratuita 911 o acercarse a la dependencia policial más cercana.

Total Page Visits: 20 - Today Page Visits: 1