Oberá: hallaron un cadáver en un bañado, la Policía hace pericias ante la sospecha de que se trate de Josías Galeano

GENERAL

La detención de un hombre con quien supuestamente vieron al menor posterior a su desaparición, habría conducido al hallazgo en un predio situado a unas diez cuadras de la comisaría Quinta. Estaba irreconocible, por lo que la pericia genética será clave para saber la identidad.

En una zona de bañados cercano a un aserradero situado entre los barrios Norte, 180 Viviendas y San Miguel de la ciudad de Oberá, hallaron un cuerpo semienterrado que los investigadores policiales creen, en base a indicios, que podría tratarse de Josías Ezequiel Galeano (15), desaparecido desde el 30 de abril.

Distintas unidades de la Policía de Misiones arribaron al lugar tras ubicar y detener a Andrés «Koki» Techeira (24), quien según fuentes ligadas a la pesquisa habría aportado datos que condujeron al hallazgo. Se trata del hombre con quien el menor habría sido visto posterior a su desaparición y fue detenido a la salida de un yerbal en San Vicente, donde desde hace algunos días estaba tarefeando.

Es por ello que la fuerza provincial realizó un rastrillaje en esa zona, situada a poco más de diez cuadras de la comisaría Quinta de Policía y detectó en una zona de bañados un cadáver en «estado esquelético y semi enterrado en el lodo» señaló un perito que accedió al lugar.

Debido a que la zona es muy oscura y prácticamente inaccesible, se demoró el trabajo de los expertos de la Policía Científica y Bomberos, que debieron aguardar la colocación de un grupo electrógeno para iluminar el área y proceder recién a la extracción.

En el lugar trabajaron los efectivos de la Unidad Regional II, Bomberos de la Policía, y por requerimiento del juez interviniente, que estuvo en la escena, la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas (SAIC).

Por el estado del cuerpo el magistrado no permitió que los padres del menor se acercaran al lugar y dispuso que sean atendidos por un gabinete de psicólogos.

En tanto, ordenó que se haga un cotejo genético, clave para determinar con rigor científico si el cuerpo corresponde al menor.

Posterior a la extracción, en diálogo con la prensa, el jefe de la Unidad Regional II, comisario inspector Rubén Darío Duarte, expuso que «se notificó a los padres de Josías sobre el hallazgo de un cuerpo, están siendo contenidos por profesionales y el juez dispuso que no presenciaran las tareas por el estado en que se encontraba».

En relación a la detención del único sospechoso, el jefe policial mencionó que «se hizo un gran operativo cerrojo por parte de la Brigada de Investigaciones de la UR II y fue abordado en un yerbal, en razón de que se encontraba tarefeando», y posteriormente negó la versión que daba cuenta de una supuesta confesión en sede policial: «Nosotros no tomamos declaración a los detenidos, él está en carácter de incomunicado a disposición del juez que seguramente va a pedir la indagatoria posteriormente».

Sobre la escena, Duarte detalló que el cadáver estaba «distante a 15 metros del camino principal» y confirmó que «se había rastrillado en las inmediaciones pero precisamente donde estaba el cuerpo no». Finalmente aclaró que la tarea de los forenses «será determinante».

Total Page Visits: 32 - Today Page Visits: 1