Colonos revelan graves problemas y retrasos en la cadena productiva por falta de gasoil

GENERAL

Arrancar la maquinaria y entregar pedidos se hace imposible en las chacras misioneras. Los productores se pierden días enteros a la espera de cargar en las estaciones para trabajar

Los graves problemas de desabastecimiento de combustibles que está habiendo en la provincia afectan a toda la sociedad de diferentes maneras. Sin embargo, son los sectores productivos los que se encuentran teniendo aún más graves dificultades.

Sacar la producción, arrancar la maquinaria e incluso tener reservas ante emergencias son algunas de las tareas que hoy se complejizan sobremanera ante la falta, principalmente, de gasoil.

Las largas distancias que separan las chacras de los cascos urbanos vuelven aún más complicado el poder coincidir en las estaciones de servicio justo al momento en que hay combustible para la venta. Por ello, muchos colonos que tienen amigos o familias en las ciudades les piden que les avisen cuando hay expendio, para no realizar viajes o largas horas de espera en vano, que quitan preciadas jornadas de labor diaria.

Reiterados y angustiantes son los testimonios de los productores y resumen una problemática que aún no encuentra una solución. Es que si bien -por las gestiones de la Provincia- desde el gobierno nacional se comprometieron a arreglar la situación, hasta el momento los misioneros siguen sufriendo las consecuencias y cargando con las cuantiosas pérdidas de ser una provincia alejada del país central.

Realidades misioneras
Marcela Catalina Rodríguez, productora de caña de azúcar que tiene su casa e ingenio en el ingreso a la localidad de San Javier, remarcó que “sin dudas es una problemática en el interior, vengo de una familia productora y es imposible trabajar, ya que venimos sufriendo una sequía terrible y ahora, para completar, se nos dificulta con esto. Tenemos las chacras más al interior y para llegar y volver necesitamos de un vehículo desde nuestro hogar”.

“Estamos a las afueras de San Javier y nuestros cañaverales están a 20 kilómetros del casco urbano, tenemos que trasladarnos para trabajar, necesitamos de tractores, camiones para trasladar la materia prima, y en esta época estamos en temporada de limpieza por lo que necesitamos movilizarnos pero es imposible”, resaltó en comunicación con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.

Y añadió: “Si sé que el combustible llega a las 5 de la tarde, voy a las 3 y ya hay cola esperando. La mayoría son camiones brasileños que se vienen a abastecer. Cuando me toca a mí, a veces se hacen las 10 de la noche y ya no hay combustible. Porque si hay tres camiones delante nuestro, ya nos imposibilita. Por ejemplo, hoy tuve que movilizarme en remís, porque si ando en camioneta me quedo sin combustible, ya no tengo. Tampoco puedo llevar los bidones y dejar que en las estaciones me carguen porque la gente que está allí también se enoja y es una responsabilidad para ellos”.

“¿Cómo hago para trabajar si tengo que perder el día haciendo cola para cargar? Estamos presos con este sistema de cupo, sumado a los costos que cada vez son más caros, nos complica el día a día. Hace cuatro días mi camioneta está parada y el camión también está parado”, adujo.

Al mismo tiempo, agregó: “En San Javier hay sólo una estación de servicio, entonces, de municipios cercanos como Itacaruaré también vienen a buscar. Somos una localidad productora, así que todos los vecinos estamos todos en la misma situación”.

De la misma manera, en Puerto Rico funcionan tres estaciones de servicio y en localidades más cercanas, como Garuhapé y Capioví, también cuentan con una estación cada una, por lo que los productores aprovechan para abastecerse de todas ellas.

“Por suerte acá el problema todavía no es tan grave”, explicó un productor que se encontraba con su camioneta en la cola de una céntrica estación de servicio de Puerto Rico, y seguidamente remarcó: “En la zona de Eldorado a Iguazú es peor, nosotros tenemos la suerte de tener varias estaciones de servicio en la zona, entonces nos cargan 3.000 pesos en cada una, y tenemos que ir a todas, cargamos un poco en cada una”.

“Se viene lo peor, ahora nos estamos abasteciendo de combustible para el aserradero, compramos a granel por 5.000 litros hace más de 20 días, pero aún no nos están entregando, así que se viene difícil lo del combustible”, adelantó.

Máximo ahorro

Largas colas para cargar combustible en todo tipo de vehículos se repiten en todas las localidades. Foto: Carina Martínez

El poco abastecimiento de combustible complica distintos sectores en todo el país, entre ellos a quienes se dedican al rubro del transporte, pero también a quienes se desempeñan en la colonia y llevan mercadería al casco urbano en diferentes municipios.

Aquellos que dedican su vida a la chacra comentaron la situación que atraviesan con la escasez de combustible. Jorge Danyluk, de Jardín América, expresó: “Por el momento estamos trabajando, pero hay días que se debe ir a la estación de servicio bien temprano, hay veces que se debe hacer largas colas para poder cargar combustible, por eso espero que mejore pronto esta situación”.

Mencionó que tiene camión y tractor para acarrear la plantación de yerba mate.

“Me arreglo como puedo, busco cuando hay y cargo en bidones, eso utilizo siempre y no cuento con reservas”, afirmó.

En la localidad de Ruiz de Montoya, Oscar Kaelin dijo sobre la problemática que “hoy en día es todo un tema, afecta porque no hay reservas, no se puede proyectar mucho trabajo con la maquinaria, por lo que hay que calcular muy bien todo lo que se hace y utilizar lo menos posible”.

De su lado, Rosana Stumezeski, de la localidad de Santo Pipó, acotó: “Por el momento no tuve mayores complicaciones, pero sí afecta cuando hay que hacer entrega de los productos porque hay que dar muchas vueltas al buscar donde hay combustible y al encontrar, uno debe cargar sin mirar el costo yéndose a veces el presupuesto”.

“Con todos los recorridos que se hacen muchas veces intentando cargar combustible se pierde una hora en el reparto de los productos o el retorno a la casa y por eso cuando salgo, trato de traer bidones para el tractor”, concluyó.

Desabastecimiento y cupos

El desabastecimiento y el límite de cupos de venta en las estaciones de servicio de Argentina continúan como problema que están “lejos de solucionarse”, según advirtieron días atrás desde la Federación de Expendedores de Combustibles del Interior. Según consignó Surtidores.com, el gasoil es el de mayor faltante, ya sea de grado 2 (común) o grado 3 (premium), debido a que se debe importar más de la mitad de la cantidad de litros que se comercializan en las estaciones de servicio, sumado a que el importado cuesta “aproximadamente un 30% más caro” que el producido en el país. Julián Rojo, economista especialista en energía y director del Departamento Técnico del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi, remarcó que el procesamiento de petróleo viene declinando desde 2016, y hoy en día se produce igual cantidad de gasoil que doce años atrás. “Se procesa menos petróleo que en años anteriores. Y se obtienen menos metros cúbicos de gasoil (32,6 metros cúbicos por día), aunque en contrapartida, se consigue un poco más de nafta (23 metros cúbicos por día)”, explicó en base a datos de la Secretaría de Energía.

Total Page Visits: 20 - Today Page Visits: 1