Misiones aguarda a las elefantas Pocha y Guillermina en su paso hacia Brasil

GENERAL

Partieron el sábado rumbo al Santuario Natural de Elefantes (SEB) en Mato Grosso. Este lunes por la tarde dialogó sobre el operativo con Mariana Caram, directora del Ecoparque de Mendoza.

El sábado partieron desde Mendoza Pocha y Guillermina, dos elefantas -madre e hija- que pasaron gran parte de sus vidas encerradas en el que fue el Zoológico de la provincia cuyana. Ahora su destino final hacia la libertad es el Santuario Natural de Elefantes (SEB) en Mato Grosso, Brasil.

En las próximas horas estarán pasando por Misiones camino al vecino país, por lo cual este lunes por la tarde, dialogó con la directora del Ecoparque de Mendoza, Mariana Caram, quién contó detalles de esta operación transnacional que se empezó a gestar hace más de seis años.

La historia de Pocha y Guillermina rumbo a la libertad es larga y comenzó en 2016. A fines de ese año firmamos una carta de intención con el presidente y fundador del santuario de Brasil, porque sabíamos que iban instalar un santuario natural de elefantes en Brasil. Gente muy preparada de los Estados Unidos, conocían muy bien a los elefantes”, así comenzó su relato la Master Internacional en Desarrollo Sustentable.

A lo que añadió: “Desde ahí comenzó un camino que luego continuó en 2018, cuando ellos enviaron a sus especialistas para evaluar a los cuatro elefantes que teníamos acá en el Ecoparque de Mendoza. Mientras ellos iban sacando todas las certificaciones que tenían que sacar, para operar en Brasil”.

En tanto que “en 2019 regresaron los especialistas para trabajar con estas dos elefantas. En 2020 se cortó debido a la pandemia y en 2021, más precisamente en febrero, regresaron a Mendoza para continuar con los preparativos del traslado“.

En otro tramo de la charla, la profesional mendocina aclaró que “para realizar un traslado de este tipo y en el ámbito internacional hay que preparar a los animales para dos cosas. Una de ellas es el test médico a los animales para ver que su estado de salud sea bueno. Mientras que el segundo punto es que las elefantas se sientan confortables en el contenedor de traslado”.

“Por ello los contenedores de traslado hace un año estuvieron en el Ecoparque de Mendoza, donde las elefantas tuvieron que acostumbrarse a ellos, que sean un lugar de calma, de tranquilidad. Ahora ellas están viajando en esos contenedores, desde el sábado en la tarde cuando salieron de Mendoza, y la verdad es que están muy calmadas. Nos sorprende y a la vez nos da mucha felicidad”.

“Se estima que el viaje en su totalidad se completaría en cinco días (NdR: es un viaje en el que recorrerán 3.600 kilómetros en total). Se puede acortar el viaje a cuatro días, pero todo ese proceso lo dictan las elefantas. Tienen cámaras dentro de los contenedores, para saber si están listas para seguir viaje, si están cómodas, si necesitan agua o comida, y así se puede saber si se acelera o no el viaje”.

En tanto, al ser consultada sobre las edades de las elefantas, Caram contó que “Pocha tiene 56 años y Guillermina 23. Son madre e hija. Guillermina nació en el Ecoparque en el año 1998. Mientras que su madre fue traída de un zoológico de Europa cuando tenía 3 años”.

Por otra parte, la directora del predio recomendó que “se va a poder seguir el estado de las dos elefantas de cerca, ya que el Santuario de Brasil va comunicando como se produce ese proceso de adaptación. Así que recomiendo seguir a la página y las redes sociales del Santuario brasileño“.

¿Este martes se las verá pasar?

Por estas horas las elefantas se encuentran transitando las rutas de la provincia de Entre Ríos y Corrientes con el objetivo de llegar este martes a la frontera con Brasil, previo paso por suelo misionero. Es casi una seguridad que ingresarán por Posadas y cruzarán al vecino país a través de Puerto Iguazú.

El operativo recuerda el paso similar de la elefanta Mara, con el mismo destino y hace exactamente dos años, el 10 de mayo de 2020.

Santuario de Elefantes de Brasil

SEB es una organización sin fines de lucro que ayuda a transformar las vidas y el futuro de los elefantes cautivos en América del Sur. Su origen se remonta a 2012, a partir de la alianza internacional entre Elephant Voices y Scott Blais, cofundador de The Elephant Sanctuary en Tennessee, EEUU. Esta alianza dio lugar a Global Sanctuary for Elephants, que en 2013 sienta las bases de la Asociación SEB en suelo brasileño.El santuario obtuvo la habilitación de operación por parte del Gobierno brasileño en 2018 y recientemente, certificó estándares de excelencia por parte de The Global Federation of Animal Sanctuaries, convirtiéndose en la única institución latinoamericana con este prestigioso aval.El santuario presenta un bioma apropiado para la especie, posee recintos completamente naturales disponiendo de matorrales y áreas abiertas cubiertas de vegetación. Cada recinto tiene dimensiones muy amplias (entre 40 y 400 hectáreas cada uno). Allí, se les proveen dietas excepcionales a los animales y tienen atención veterinaria de alta calidad durante toda su vida.

Total Page Visits: 20 - Today Page Visits: 1