Habló el joven que asistió a la pareja del arquero de Guaraní: “Tenemos el chip de no meternos y la policía tardó 40 minutos”

GENERAL

Lucas Brizuela, uno de los testigos del caso de Violencia de Género y lesiones por el que fue detenido Rodrigo Raúl R., describió cómo ocurrieron los hechos y reveló lo que la víctima le contó que habría sufrido dentro de la vivienda del acusado.

El presunto caso de violencia de género y lesiones que involucra a Rodrigo Raúl R. (30), el arquero del club Guaraní Antonio Franco, podría agravarse si se confirman las revelaciones que hizo públicamente, Lucas Brizuela, uno de los testigos del hecho y que intervino activamente para salvaguardar a la pareja del deportista, que habría presentado una denuncia por la golpiza recibida.  

En diálogo, Lucas Brizuela relató como ocurrieron los hechos en los que intervino el pasado lunes 2 de Mayo, frente al CAPS 2 de Abril, en la chacra 256. El hombre dijo sentir tranquilidad porque “está viva la chica”, aunque, también dijo haber sentido “impotencia”.

“Pasaba con mi auto pero no sabía lo que estaba pasando. Frente a la casa (donde reside el detenido con su abuela) hay un CAPS con enfermeras. Había una conmoción, bajo el vidrio y veo a este chico, golpeando a la chica”, contó Brizuela.

“Hice unos metros más, estacioné el auto y me bajé, sin saber qué iba a hacer. Justo llegaba otro chico, que asumo que vio lo mismo que yo. Me dijo ‘vamos porque está jodida la mano’. Nos paramos en el portón de la casa y le empezamos a gritar que la deje a esta chica, que la suelte. No nos prestó atención para nada. Estaba totalmente ido y la chica gritando por ayuda, que la salven”, relató Brizuela sobre la dramática situación que vivió.

“Este tipo sale con un hierro en la mano”

“Este chico tomó la iniciativa y entramos. Habría 3 o 4 recolectores (de residuos) y otros con motos y les dijo a los demás varones que nos den una mano. Creo que sólo uno de los recolectores nos acompañó”, precisó el joven, comentando que “la chica logró zafarse, pero el chico volvió a agarrarla”.

Entonces, “cuando (el deportista) nos da la espalda este otro chico se abalanzó para tratar de separarlos. Logramos que la chica se suelte y escape. Terminaron (el agresor y el joven que intervino) los dos en el piso. Traté de empujarlo para que salga de encima y salir de la casa. Después de que salimos la chica estaba en la calle, exhausta, cansada y muy shockeada”, dijo Brizuela y añadió: “Este tipo (Rodrigo R.) sale con un hierro en la mano, empecinado a buscar a este otro chico”.

Este joven “trató de refugiarse en el CAPS, por eso se lo ve (a Rodrigo R.) tratando de entrar. Hablé con las enfermeras y estaba el marido de una de ellas y este chico lo golpeó en la cabeza”, sostuvo Brizuela, añadiendo que como el agresor “no logró agarrar a este chico y vino a donde estaba yo, amenazando”.

En ese momento, según Brizuela, esperaba que los demás varones que estaban en el lugar, intercedieran para protegerlos a ambos, a la joven y a él, algo que no ocurrió. “Si se abalanzaba sobre mí había otros 4 o 5 varones que estaban mirando e iban a hacer algo. Pero no lo hicieron. La mayoría (de las personas en el lugar) eran mujeres con niños. Es difícil. Pero éramos 6 o 7 varones y sólo 2 nos metimos. Ni los recolectores ni los otros pibes que estaban ahí (intervinieron) Tenemos ese chip de no meternos”, reflexionó el joven.

Respecto de la joven denunciante, Brizuela reveló que “estaba muy lastimada, con cortes en la cara, raspones en los brazos”.

Foto vía @ElvaCarballo

La policía tardó más de 40 minutos en intervenir

En un tramo saliente de la entrevista Brizuela se refirió a la actuación de la policía, que demoró más de lo esperable. “Yo habré llegado 15 o 20 minutos desde que empezaron los gritos y los llamados por teléfono (a la policía).  Y después de esto, pasó media hora o 40 minutos. La policía apareció a los 40 minutos cuando el pibe este se metió en su casa y se encerró”, denunció Brizuela, dejando en evidencia una clara falencia en la respuesta policial ante un posible caso de violencia de género y agresiones.

Finalmente, Brizuela hizo importantes revelaciones respecto de lo que denunció la pareja del arquero de Guaraní, sobre los momentos previos a la intervención de los jóvenes para rescatar a la muchacha. “Hablé con la chica me agradeció por Instagram. Ella quiere que se sepa todo lo que pasó: que la tenía encerrada en una pieza, que la golpeó, la ahorcó, la amenazó con una pala, con que la iba a enterrar en el patio”, detalló.

“Todavía no hice una denuncia, estoy en el interior ahora. Hable con ella, le dije que la ayuda que necesite se la vamos a dar”, declaró Brizuela, dejando en claro que va a testificar en una causa judicial contra el arquero de Guaraní Antonio Franco.

Total Page Visits: 19 - Today Page Visits: 1