BCRA volvió a recomprar parte del oro que «vendió» a fines de 2021

GENERAL

Se conocieron datos del mercado de metales de Londres que explican los inusuales cambios que registraron las reservas del Banco Central entre noviembre del año pasado y febrero de 2022.

Las últimas estadísticas mundiales del FMI, BIS y WCG muestran que el BCRA ostenta 61,7 toneladas de oro como parte de sus reservas internacionales, lo que representaba en febrero pasado un 10,2% del total de las mismas. Hasta ahí, pareciera que nada ha cambiado. Sin embargo, los datos que circulan en el mercado de metales de Londres (LBMA) dan cuenta que en el ínterin, las huestes de Miguel Pesce, titular del BCRA, siguen “operando” con las reservas de oro a través de swaps.

Ocurre que en el último tramo del 2021 la posición de oro del BCRA acusó una baja de 7 toneladas, o sea, un 11,35% del stock total del metal precioso. Pero en el arranque del verano del 2022 el BCRA “recompró” las 7 toneladas y así es que los últimos datos internacionales siguen mostrando la misma cantidad de oro en las reservas totales desde el tercer trimestre del 2011. Esto explica el contrapunto que se dio en esos meses entre analistas y el BCRA habida cuenta que las reservas brutas informadas por el ente monetario presentaban una caída inusual, no vinculada ni con venta de divisas en el mercado ni pagos al exterior ni variaciones en las cotizaciones de los activos integrantes de las reservas. Nadie sabía a ciencia cierta qué había pasado y nadie informaba con claridad, de ahí las especulaciones que emergieron sobre la venta del oro del BCRA en momentos en que las reservas netas hacían agua.

Cabe señalar que no es la primera vez que la actual conducción del BCRA realiza este tipo de operaciones. Ya lo había hecho en el advenimiento de la pandemia global, en dicha oportunidad con 5 toneladas. Mientras que al momento de asumir Alberto Fernández se “recompraron” en enero del 2020 las últimas toneladas “vendidas” por la gestión de Cambiemos bajo la presidencia de Guido Sandleris. O sea, pasaron más de 21 meses de la última operación realizada con el oro bajo la conducción de Pesce.

En el ranking internacional Argentina mantiene así el puesto 47°, a partir de la herencia del gobierno de Néstor Kirchner y de la gestión de Alfonso Prat Gay en el BCRA. Es que después del colapso de la convertibilidad el BCRA liquidó las reservas en oro, y recién en 2004 se decidió diversificar las reservas acumuladas que apenas tenían 0,3 toneladas de oro y se compraron 54,8 toneladas. Luego hubo otra fuerte compra en 2011 de 7 toneladas alcanzando las 61,7 toneladas. De la región, Venezuela es quien ostenta el mayor stock de reservas en oro, unas 161,2 toneladas (27°) – algo que debe tomarse con pinzas porque el último dato oficial data de 2018-, seguida por Brasil con 129,7 toneladas (30°), quien viene comprando fuerte a lo largo de la pandemia, y México con 119,9 toneladas (33°) superando a la Argentina. Claro que para Brasil representan el 2,2% de las reservas totales mientras que para Argentina un 10,2% (mientras que para Venezuela el 83,7%).Luego se ubica Bolivia con 42,5 toneladas (son el 56,4% de las reservas totales), Perú con 34,7 toneladas (son 3% del total), Ecuador con 21,9 toneladas (17,9%) y Paraguay 8,2 toneladas (5,3%).

Es oportuno hacer un poco de historia sobre el tema. Durante la gestión de Cambiemos, el BCRA bajo la presidencia de Federico Sturzenegger, utilizó parte de las reservas de oro para realizar operaciones financieras con el fin de sacarle algún rendimiento extra a los lingotes y certificados. Fue así que se llevaron a cabo operaciones de swap, la primera en octubre de 2016 diseñadas por el jefe de la mesa, Agustín Collazo, y el vicepresidente Demian Reidel.

Al tratarse de “swap”, o sea, de operaciones simultáneas de compraventa el stock no da cuenta del cambio. Se llevaron a cabo varias transacciones incluso hasta el fin del mandato de Macri. En general, las apuestas se enfocaban en el “carry trade” en mercados internacionales. Estas operaciones consisten en tomar deuda en una divisa con una baja tasa de interés para colocar dichos fondos en otra divisa que ofrezca mayores rendimientos. Luego se vende el activo para saldar la deuda y queda a favor el diferencial de tasas. En el caso de las operaciones con oro se realiza una venta en el mercado spot y simultáneamente la recompra futura de la posición equivalente. Con la liquidez obtenida se deciden colocaciones en un activo que ofrece mayor tasa de interés.

Total Page Visits: 10 - Today Page Visits: 1