Mendigar agua, la penuria de los vecinos de Puerto Iguazú

GENERAL

Algunos atraviesan más de 10 días sin el vital líquido. Instan a las autoridades a dar una urgente respuesta. Los usuarios deben abonar extra por cargar sus tanques. El IMAS colocó una nueva bomba pero el servicio es deficiente.

La falta de provisión de vital líquido en la ciudad de las Cataratas, antes, durante y ahora del fin de semana largo de Semana Santa sigue generando indignación en los vecinos de la localidad, que sostienen que el problema es de larga data y que las soluciones nunca llegan.

Ramona Romero, vecina del barrio Malvinas de Puerto Iguazú relató la penosa situación por la que deben atravesar los residentes de Iguazú por la falta de agua y la mala prestación del servicio. Durante el fin de semana largo, vecinos autoconvocados realizaron una manifestación en el hito Tres Fronteras para visibilizar el tema y que las autoridades les brinden una respuesta.

“Todo Iguazú están sin agua, salvo algunas excepciones, justamente porque es tan precaria la estructura de la red que en algunos lugares llega el agua. Realmente esto es muy grave. Cada vez que viene un contingente turístico nosotros sufrimos las consecuencias”, relató Romero.

Agregó que “Iguazú está colapsada en todo sentido, viene alguien más y ya se evidencia el colapso y lo sufrimos la población trabajadora. Nosotros vemos cómo los camiones de IMAS se mueven y llevan el agua de la planta a los hoteles, mientras la población quedamos sin agua”.

Por la cantidad de días sin el vital líquido, Ramona contó que las personas hacen de todo para tratar de atravesar la situación, juntando agua de lluvia hasta dejar de lado otros gastos para comprar agua. “Esto genera la venta de agua. La carga está 1.500 pesos, dura uno o dos días a los hogares”.

Si bien detalla que algunos acceden a este servicio, las medidas de cuidado siguen siendo extremas. “No se lava la ropa, no se hace limpieza. Todo lo que implica estar sin agua. Es tremendo. Las escuelas mismas, están con clases, pero sin agua”, remarcó.

“La gente que no puede pagar, tal como lo graficó una señora en la asamblea que tuvimos, tiene que salir a mendigar agua por los lugares donde tienen un poco”, contó Ramona con tristeza por la situación que deben soportar.

En cuanto a las obras que habían sido anunciadas para mejorar la provisión de agua en Puerto Iguazú todavía siguen sin avanzar.

“Hay un cartel en el ingreso a la ciudad, hay dos en realidad, que anuncian toda una construcción con respecto al agua y el monto es alrededor de 262 millones. Ambos carteles, son de dos empresas, pero desconocemos qué es lo que pasa con el avance de las obras, desconocemos absolutamente todo”, cuestionó y dejó entrever que el plazo que se marcaba en ese cartel es de 12 meses, pero expuso que durante ese tiempo la población no puede quedarse sin agua.

A pesar de todos los reclamos, ya sean individuales o colectivos por barrios, con manifestaciones, presentaciones de cartas, presentación de firmas, “no hay una respuesta concreta puesto que no tenemos agua”.

Por esta penuria que están atravesando, “el vecino de Iguazú se siente muy mal porque el agua es un servicio básico para los seres humanos. La ciudad está muy abandonada en todos los sentidos, la falta de agua, las calles en mal estado, el servicio de energía eléctrica es pésimo y carísimo, tenemos cortes de luz todos los días. La ciudad está completamente sucia, hay un abandono en Iguazú. Los habitantes lo sufrimos, pero el turista viene, lo observa y lo comenta porque también la pasa mal”, cuestionó la vecina del barrio Malvinas.

A pesar del malestar que sienten y la necesidad de manifestarse por esta calamitosa situación, Ramona expuso que los “vecinos se desmoralizan, ya que se acerca un ingeniero, da explicaciones técnicas sobre la problemática que hay y eso no conforma a nadie. Ellos son los técnicos y saben sobre eso, nosotros como usuarios lo que tenemos que tener es agua en las casas”.

Además, consideró que son “excusas de una empresa que está sostenida por el Gobierno, son cosas que no deberíamos escuchar nosotros”. En el caso de Ramona Romera, su familia está integrada por tres adultos mayores, quiénes incluso han tenido que invertir más dinero, una parte importante de su jubilación, para adquirir tanques de reservorios para almacenar más agua.

En otros casos, relató en comunicación, que las familias con niños pequeños “están incluso limitando el uso del baño, lo cual es algo tremendo, inaudito. En las asambleas se escuchan cada testimonio que raya con lo infrahumano. Así nos pone el Gobierno, porque esto es un problema del Gobierno”, sentenció.

Perjudicar al turismo

Romero indicó que esta situación es también un perjuicio para el turismo, ya que quiénes visitan en la localidad y se alojan en hostels o en cabañas, tampoco poseen agua potable, “ya que el IMAS abastece a los grandes hoteles. Con esto la masa turística se va disconforme, no el turismo vip porque ese no nota ningún inconveniente porque tiene el privilegio”.

Obras listas pero sin servicio eficiente

En octubre de 2021 se inauguró la nueva planta potabilizadora de agua en Puerto Iguazú que se encuentra en el barrio Santa Rosa, que tiene una capacidad de 400 metros m³ por hora de agua potabilizada.
La cisterna que acompaña tiene una capacidad que supera los 4 millones de litros de agua y además está ubicada en una zona estratégica para la localidad, que beneficia la distribución de agua procesada. La misma fue construida por el IPRODHA, contemplando progresivas ampliaciones y entregada al IMAS, quien es la encargada de la operatividad de la misma.
Actualmente estaría funcionando a pleno, produciendo 9 millones de litros por hora, aunque el vital líquido no estaría llegando a todos los barrios de la ciudad.
Por otra parte, recientemente, el IMAS sumó una nueva bomba flygt para optimizar el servicio en Iguazú, aunque el problema de abastecimiento persiste y las quejas en numerosos barrios del municipio siguen al orden del día.
De acuerdo al comunicado que envió el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento, el nuevo equipo de bombeo sumergible mejorará la prestación del servicio.
Se trata de una bomba flygt 3202 con una potencia de 50 hp que incrementará el caudal de extracción al producir 200 mil litros hora (200m3/h) y que se integrará al equipamiento existente que actualmente impulsa el líquido vital crudo desde la balsa de la toma del río Iguazú hasta el cárcamo de almacenamiento.
El IMAS indicó ayer que “la planta potabilizadora ubicada sobre avenida Victoria Aguirre, que abastece a la zona centro y alrededores, está en proceso de transformación por lo que los barrios más afectados temporalmente son abastecidos por una provisión alternativa”. Y agregó que “En la proyección inmediata se están agregando motores más grandes y recibiendo equipos que pronto serán instalados en la balsa de la toma del río Iguazú, a los que se sumarán los destinados a la estación de rebombeo nueva”.

Total Page Visits: 12 - Today Page Visits: 1