Tras un marzo récord en lluvias, prevén que la sequía seguirá cediendo

GENERAL

Según datos del Inta, el acumulado mensual superó la última marca histórica para ese mes, de 319 milímetros, en 1975. Desde mayo de 2017 no se registraban lluvias de esa magnitud

Según datos relevados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) Cerro Azul, en su base agrometeorológica, durante marzo se registró una caída de 359,7 milímetros durante todo el mes, que contó con trece jornadas de lluvias. El número alcanzado fue 117% mayor al promedio mensual para un mes de marzo, que es de 165,2 milímetros. Es decir, cayeron 194,5 milímetros por encima de lo habitual.

A partir de esos números, marzo fue el mes más lluvioso en lo que va del año, como también de los últimos cinco años, ya que la última vez que hubo un período de precipitaciones así fue en mayo de 2017. En ese entonces, el promedio mensual de lluvias fue de 503 milímetros.

El dato cobra aún más relevancia si se compara con otras décadas. De acuerdo al relevamiento que hacen en el Inta Cerro Azul desde 1967, fue el marzo más lluvioso en 47 años. Incluso, superó la cantidad de precipitaciones registradas en marzo del 75, el último récord, cuando se habían relevado un total de 319,7 milímetros sobre el suelo misionero. 

Asimismo, en el acumulado trimestral de este año llovieron 553,3 milímetros y en esta oportunidad la cantidad registrada fue mayor al promedio para un período enero-marzo, que es de 515,9 milímetros. Es decir, llovió 37,4 milímetros por encima de lo esperado, que significó un promedio de 7% más.

La cantidad de lluvias acumulada durante marzo despertó fuertes expectativas, en medio de un contexto de déficit hídrico que afectó a la provincia en casi tres años, cuando el fenómeno de La Niña primó sobre la región y causó un fuerte faltante de lluvias en la tierra colorada. El punto más crítico del faltante de lluvias se registró durante el 2021, que cerró con un déficit del 26% en el promedio anual de lluvias, que es de 2.000 milímetros. Sin embargo, el 2022 arrancó con un panorama desolador por el combo de altas temperaturas que se sumaron al déficit de lluvias. En el medio, se generaron incendios que causaron estragos en diversos municipios y motivó la declaración de las emergencias agropecuaria e ígnea en toda la provincia.

De cara al próximo trimestre, desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) esperan para la provincia de Misiones una tendencia de lluvias dentro de las escalas normales como apenas por debajo de lo normal, en medio de un período en el que los especialistas indican como el fin de La Niña o el avance hacia una Niña neutral, para volver a tener precipitaciones dentro de los parámetros esperados (ver Estimaciones meteorológicas…).

Lo que marzo dejó

José Olinuk, agrometeorólogo de la estación Inta Cerro Azul, señaló que “durante marzo llovió 359,7 milímetros, en un mes en el que se registraron trece días de lluvias, cuando el promedio habitual es de 165,2 milímetros. Es decir, en un mes se duplicó la cantidad de precipitaciones esperadas”.

En este sentido, explicó que fue el mes más lluvioso después de un año. La última vez que se registraron abundantes lluvias y por encima de lo habitual para un mes fue en enero del año pasado, cuando el 2021 arrancó con un total de 348 milímetros en toda la tierra colorada. “Fue el mes más lluvioso en trece meses. Luego, entre febrero del año pasado y febrero de este año fueron meses completamente con lluvias por debajo de lo habitual, llegando a un récord en diciembre cuando apenas cayeron 29 milímetros y terminó siendo el diciembre más seco en 35 años”, relató el especialista.

“No es habitual que llueva tanto en un período de La Niña, pero en el medio se suelen registrar importantes precipitaciones. Misiones todavía está dentro de las incidencias de La Niña, en el que las últimas proyecciones del Servicio Meteorológico Nacional precisaron que por los menos el efecto de este fenómeno meteorológico que desde hace tres años afecta a la provincia se mantendría por lo menos hasta junio”, dijo.

Las lluvias registradas en marzo significaron un alivio en medio de la fuerte sequía registrada en el último año. “Desde el Inta hay registros desde el año 67, y lo que llovió en marzo fue un récord absoluto, porque fue la cantidad de precipitaciones más alta de toda la serie en 55 años, e incluso superando a los datos de 1975 que era el récord hasta el momento”, contó.

Al mismo tiempo, refirió que el trimestre cerró con lluvias por encima de lo ponderado, “hecho que significa que a partir de ahora la sequía no se va a sentir con la misma magnitud que sentimos en los últimos meses, ya que a partir de ahora los pronósticos indican una tendencia hacia la normalidad con las lluvias y con temperaturas más bajas, que se traducen en días más húmedos y cortos, por lo que nos vamos a sentir lo mismo que hace unos meses. Significaría una tendencia a la normalidad y que se avanzaría a una neutralidad de La Niña”, planteó Olinuk.

Proyección a la recuperación

De ahora en más, el foco estará puesto en el comportamiento meteorológico para abril, que es el segundo mes más lluvioso de todo el año detrás de octubre. Para el nuevo mes en curso, el promedio de lluvias es de 191,7 milímetros. Las perspectivas climáticas prevén lluvias entre lo normal e inferior a lo habitual.

Olinuk destacó que la cantidad de lluvia registrada significó una recuperación paulatina de los arroyos. “Hubo una recuperación en la zona Centro, pero la situación es que tiene que haber un período de precipitaciones constantes como para que se mantengan”, comentó.

Por su parte Carlos Aspeleiter, docente y productor de Capioví consideró que “desde el punto de vista agrícola productivo, los rendimientos del último semestre se vieron afectados. Pero si desde ahora en adelante se mantiene un régimen de lluvias normales, los beneficios se podrán traducir en la recuperación de las napas de aguas, de vertientes, de los pozos de agua y por sobre todo restablecimiento del ciclo normal del agua”.

Sobre este punto, el Instituto Nacional del Agua (INA) emitió ayer un reporte en el que indica que en el tramo denominado Paraná Superior, que comprende a Misiones, las expectativas señalan escenarios de recuperación y con números habituales en lo que refiere a la altura del río.

Por ejemplo, para el río Paraná a la altura de Puerto Iguazú se prevé que el caudal oscile entre los 9,83 y 11,83 metros en el mejor de los escenarios.

Estimaciones meteorológicas de abril a junio
De acuerdo con un informe realizado por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), se consigna el escenario meteorológico para los meses de abril, mayo y junio.

En este contexto, señala que en buena parte del país se espera un período de lluvias con valores normales o inferior a lo normal en hasta un 40%. Allí, en general, reconocen que entre el período de transición entre el verano y el invierno se avanza en un debilitamiento del fenómeno de La Niña, precisaron.

En el caso de Misiones, se consigna que se espera para el segundo trimestre un período de lluvias que oscilarán entre valores normales y por debajo de lo normal. Para ello, se proyecta un estimativo entre 400 y 500 milímetros.

En lo que refiere a las temperaturas, el pronóstico emitido por la entidad estipula para Misiones también un período de temperaturas normales, con una temperatura media de 16 grados.


En cifras

348
El antecedente más cercano de abundantes lluvias en el último año fue en enero del año pasado, con esa cantidad de precipitaciones en el mes.

553,3
El primer trimestre del 2022 cerró con esa cantidad de milímetros de lluvia, unos 37,4 milímetros por encima del promedio entre enero y marzo.

26%
El 2021 fue el año de mayor déficit hídrico en Misiones como consecuencia del fenómeno de La Niña que aqueja a la zona desde mediados del 2019.

Total Page Visits: 47 - Today Page Visits: 1