Anticipan tormentas y brusco descenso de temperatura en Misiones

GENERAL

Alerta Temprana y la Opad coinciden en que hoy habrá precipitaciones. El fenómeno será menor que el de la semana pasada, con un acumulado de entre 10 y 35 milímetros

Rige para una alerta naranja en toda la región, con pronóstico de lluvias y tormentas y un brusco descenso de temperatura, según la Dirección General de Alerta Temprana de la provincia y la Dirección General de Meteorología y de Prevención de Riesgos Naturales (Opad) que depende de la Municipalidad de Posadas. Por citar un ejemplo, ayer la temperatura en Posadas fue de 34° con 39° de sensación térmica y se espera que tras las precipitaciones baje a 12°.

Sin embargo, las lluvias no serán como las de la semana pasada, cuando la cantidad de agua caída superó lo esperado por el mes, con más de 200 milímetros. Más bien, se aguarda menor intensidad, informaron los especialistas.

En este contexto, Daniel Fernández Catá, director de Alerta Temprana, indicó que hoy habrá un frente de tormenta de desplazamiento rápido en la provincia.

“Tendríamos lluvia por la madrugada hasta el mediodía o quizá un poco más, se extendería hasta la siesta. En algunos casos, hasta la media tarde. El frente se estaría desplazando de sur a norte y pasaría muy rápido”, explicó.

Añadió que esto traería un descenso de temperatura que se sentirá, sobre todo, a la noche, “también vamos a sentir el fresco en las madrugadas del jueves (por mañana) y viernes, inclusive hasta el sábado”.

En la capital, las temperaturas mínimas estarían entre los 12 y 14º y en el interior bajarían a los 9 o 10º.

“El frío sería algo pasajero, ese descenso estaría influido por el aire frío y vientos del sur. El sábado hacia el domingo estaría cambiando la circulación de los vientos y pasarían a soplar del norte, de manera que el domingo volveríamos a tener mínimas de 20º”, detalló y acotó que es probable que en esa jornada haya más lluvias y tormentas.

Por este motivo, no se espera un tiempo estable, ya que “no hay una tendencia definida por muchos días”, afirmó el funcionario.

Respecto de las lluvias de hoy, sostuvo que serán intensas por momentos, acompañadas de descargas eléctricas, vientos fuertes e incluso hay chances de caída de granizo. A comparación con las precipitaciones de la semana pasada, que fueron abundantes en todo Misiones, al punto de ocasionar graves anegamientos, dijo que las de hoy “no pareciera que van a pasar a mayores”.

“La situación de la semana pasada fue distinta porque había llovido durante varios días de seguido, por eso se produjeron las inundaciones repentinas y los desbordes de arroyos en distintas localidades”, aclaró.

En tanto, los acumulados en la provincia estarían entre los 10 y los 35 milímetros, precisó Fernández Catá, “de manera que no se presentarían los mismos inconvenientes de la semana pasada”.

Mientras, Favio Cabello, director de la Opad, comunicó que “especialmente el jueves (por mañana) y el viernes estará un poco más tibio por la tarde. El sábado estará un poco más caliente y el domingo volverá a llover”, auguró.

También indicó que si bien pueden registrarse puntualmente algunos eventos fuertes para hoy, como mucha agua en poco tiempo, sólo será entre las 9 y las 10.30, y finalizará entre las 15 y 17.

“En ese período esperamos que en Posadas llueva más o menos 50 milímetros”, detalló.

En algunos lugares puede llover, haber más viento o granizar más que en otros, comentó.

También habrá ráfagas de viento de 60 kilómetros por hora, con tendencia a mejorar muy rápidamente a partir de la tarde.

Asimismo, Fernández Catá acotó que por ahora, en los primeros días de abril todavía no se esperan fríos intensos, “eso hay que ir monitoreando a medida que pasen los días”, hizo saber.

La sequía se aplaca

En cuanto al nivel de los ríos, Fernández Catá manifestó que con las lluvias pasadas “hay un repunte en algunos centímetros más de altura, pero tengamos en cuenta que venían extremadamente bajos, por lo cual no sería nada extraordinario”.

Respecto de los beneficios que trajeron dichas precipitaciones, ratificó que fueron positivas para la recuperación de los suelos, “pero las lluvias del jueves pasado, al estar saturados los suelos, no tenían más capacidad para seguir absorbiendo el agua porque ésta se infiltra, pero hasta un cierto punto. Cuando deja de infiltrar, escurre y eso fue lo que pasó en gran medida ese día”. Este fue el motivo por el cual hubo anegamientos.

Respecto de la sequía, Fernández Catá dijo que las lluvias continuarían siendo deficitarias por influencia de lo que queda del fenómeno de La Niña, que se extendería durante todo el otoño. Cabello opinó de forma similar: “Mientras esté el fenómeno, estará presente el riesgo de sequías”, expresó.

Calificó como bueno el período de marzo, que “terminará con lluvias muy superiores a lo normal, pero todavía nos queda abril y mayo con La Niña”, reiteró.

Sin embargo, aclaró que no cree que sea tan importante como lo fue en enero.

Cabello observó que el nivel de los ríos “ha aumentado a las 48 horas de las lluvias de la semana anterior y ahora están volviendo a bajar a lo que era antes de las precipitaciones”.

Entre ellos, enumeró los ríos Iguazú, Paraná, Uruguay, “que subieron muchísimo y ahora están volviendo a bajar”.

“Nosotros preveíamos 100 milímetros y cayeron 200, se trata de precipitaciones extraordinarias que son imposibles de precisar”, relató.

“Cuando utilizamos el término complejo o extraordinario, eso significa grave”, se explayó.

Dijo que cuando no llueve, las napas van hacia abajo, por lo cual las vertientes se secan.

En este momento, la humedad del suelo de la vegetación y del aire están bien, consideró, “y si vuelve a llover con intensidad mañana (por hoy) y la semana que viene, yo creo que la situación estará totalmente superada porque solamente faltaban recuperarse las vertientes y caudales de algunos arroyos. Por eso, por ahora no estamos teniendo efectos de sequía”, cerró.


Precauciones ante la alerta naranja

Para evitar riesgos durante el temporal, Daniel Fernández Catá, titular de Alerta Temprana, señaló que se debe verificar en los desagües si hay algo para asegurar, alguna canaleta para destapar “para que el agua pueda escurrir” y evitar inundaciones. También hay que asegurar los elementos que pueden volar con el viento, tales como techos, aleros, persianas u otros elementos livianos. Agregó que si las personas salen a la vía pública, deben tomar precauciones con respecto a la circulación vial “porque la calzada mojada representa una dificultad y un peligro”, recalcó. También, precaverse contra los riesgos de electrocución, caída de gajos, ramas y árboles.

“Siempre recomendamos que durante el advenimiento de un temporal, lo mejor es mantenerse en un lugar seguro” como en la casa, la escuela, el lugar de trabajo, ejemplificó Fabio Cabello, titular de la Opad. También pidió evitar desplazarse en la vía pública por cualquier medio. Esto porque “nos podemos caer y ser arrastrados por la correntada de agua, nos puede caer un cable encima, una rama”, explicó. Si hay actividad eléctrica, desenchufar las redes de internet y de electricidad de la casa, como  el módem, la heladera, el televisor.

Total Page Visits: 18 - Today Page Visits: 1