Sin Plan B, el kirchnerismo se refugia en el relato

GENERAL

Cristina se reunió con el embajador de EEUU y pidió apoyo a su proyecto para pagar al FMI recaudando dinero recuperado de la fuga de capitales. Sin plan B, el kirchnerismo se refugia en la demagogia barata dejando avanzar el ajuste y legitimando la estafa macrista.

Tras demostrar una importante capacidad de movilización el pasado 24 de marzo, el kirchnerismo reafirmó su estrategia de vender relato progresista «dejando hacer» al gobierno, aliviando la tensión interna en el FDT.

Las agrupaciones que responden a Máximo, Cristina y compañía, aprovecharon el emblemático día de la memoria para estirar los músculos de su base social sin tensar la vara. Las consignas contra el Fondo no fueron protagonistas de la jornada. La marcha expresó una tendencia a la tregua con el fernandismo, aportando calma a la interna oficialista tras la legitimación de la deuda macrista y la aprobación parlamentaria del pacto de sometimiento al FMI.

Como el kirchernismo necesita cuidar su capital político de posibles fugas hacia la izquierda, su estrategia ahora es (sin obstaculizar el rumbo político del gobierno) levantar un discurso “progre” que cubra su flanco de las críticas al tiempo que «dejan hacer». En ese marco se entiende el proyecto impulsado por Cristina Kirchner en el Senado, el cual plantea la creación de un fondo para la cancelación de la deuda con el FMI a base de la recuperación de capitales fugados al exterior. Un proyecto sin posibilidad

El proyecto de ley indica algunos datos reales que muestran lo miserablemente parasitaria que es la clase capitalista argentina: hay más de 400 mil millones de dólares en el exterior, constituyéndonos como el tercer país con más residentes con dinero en guaridas fiscales. El proyecto es acompañando por un segundo proyecto que establece la suspensión del secreto bancario. Mediante la investigación y ubicación de esos fondos (contando también con los que “delaten” a otros fugadores a cambio de una recompensa de ¡hasta un 30% de lo recaudado!), se busca crear un fondo para la cancelación de la deuda.

Por muy progre que suene, el proyecto es pura demagogia. El kirchnerismo sabe perfectamente que, no contando con mayoría en ninguna de ambas cámaras, y con la oposición de todos los bloques y empresarios, es imposible que el proyecto salga, su táctica se limita a posicionarse “lo más a la izquierda” de la institucionalidad política sin romper con un gobierno que nos acaba de atar de pies y manos a los dictámenes del imperialismo.

Si bien la apertura del secreto contable es algo progresivo y por supuesto sería deseable la recuperación de los miles de millones de dólares de los evasores, es imposible la recuperación de esos capitales apelando sólo al ámbito institucional, como es característico de los K y su pleitesía a las instituciones. Sin una amplia movilización obrera y popular que oponga al poder de los capitalistas la fuerza de la clase trabajadora organizada, la batalla está perdida de antemano.

Pero además, ese dinero, obtenido a costa de explotar y expoliar a millones en nuestro país, ¿por qué debería ser utilizado para pagar una deuda ilegítima? El sólo hecho de crear un fondo para pagar al FMI legitima la estafa de la deuda macrista. El dinero de los fugadores debería ser empleando en el mejoramiento de las condiciones de vida de millones. Invertirlo en salud, educación, vivienda, etc. La trampa de la política K consiste en dar por sentado que no existe la posibilidad de no pagar la deuda, y, por ello, una vez derrotado su proyecto demagógico, nos ata de pies y manos a los ajustes que se vienen por parte del gobierno que ellos mismos conforman.

«Friends»

Cristina Kirchner se reunió ayer, lunes, con Marc Stanley, embajador de Estados Unidos. Charlaron de la deuda con el FMI y Derechos Humanos, además de lavado de dinero y otros temas.

En la conversación, pidió al embajador apoyo a su proyecto de ley, para el que considera necesaria la colaboración con el gobierno de EEUU y el FMI. ¿No es esto una clara lavada de cara a nuestros propios verdugos?

Por si hacía falta uno de los temas de la reunión fue “derechos humanos”. A pocos días del 24 de Marzo, no le vendría mal a la vice recordar el apoyo de Estados Unidos a la dictadura militar, el Plan Cóndor y la Doctrina de Seguridad Nacional, impulsada por los yanquis para unificar y dar sustento ideológico a las atrocidades cometidas por los gobiernos militares en Latinoamérica.

Total Page Visits: 68 - Today Page Visits: 1