Interna del Frente de Todos: gobernadores del PJ piden «sostener al Presidente» para evitar un «derrape» de la economía

GENERAL

Los mandatarios miran con desconfianza a La Cámpora después del quiebre en el Congreso. El apoyo a Alberto y lo que podría volver a unirlos.

La fractura en el Frente de Todos por la votación dividida del acuerdo con el FMI en el Congreso dejó en una situación particular a las provincias en que gobierna el PJ pero donde los mandatarios deben convivir con La Cámpora, principal exponente del rechazo al proyecto del Poder Ejecutivo.

Fuera de los focos del conurbano bonaerense -convertido a esta altura en un terreno de peregrinación desde donde los dirigentes de todo el país buscan proyectarse- en otras latitudes de Argentina el peronismo “clásico” mira con desconfianza a los referentes locales de la agrupación que conduce Máximo Kirchner.

En esos distritos, los diputados y senadores que pertenecen a La Cámpora no sólo votaron en contra del acuerdo con el FMI sino que mantuvieron el suspenso hasta los últimos días. Eso generó una tensión extra en el peronismo en momentos en que la Casa Rosada hacía esfuerzos denodados por conseguir el acompañamiento necesario al acuerdo.

Máximo Kirchner se refirió a las diferencias en el Frente de Todos respecto al acuerdo con el FMI

Máximo Kirchner se refirió a las diferencias en el Frente de Todos respecto al acuerdo con el FMI

“Nadie sabe cómo van a votar”, decían en la previa algunos legisladores del PJ sobre la incertidumbre que generaba el camporismo, y que terminó resolviéndose de la peor manera para el oficialismo; el rechazo a la ley, dejó al Frente de Todos virtualmente al borde de la ruptura.

Ahora, si no hay quiebre, los gobernadores del PJ deben coexistir hasta 2023 con los camporistas locales, en un escenario en el que ambos sectores se miran desconfianza y desde donde, por lo menos en el caso de la agrupación juvenil, las órdenes parecen llegar desde Buenos Aires, muy lejos de las necesidades de cada terruño.

Los puntos del país

Los gobernadores propios y aliados, con el Presidente. (Foto: oficial)

Los gobernadores propios y aliados, con el Presidente. (Foto: oficial)

Aunque el mapa de la alianza peronista gobernante es muy diverso y no en todas las provincias que están al mando del PJ se da el mismo escenario. Hay algunos casos que son ilustrativos.

De las provincias del noroeste, el PJ -y sus variantes- mandan en Salta, con Gustavo Sáenz; Catamarca, con Raúl Jalil; Tucumán, con Osvaldo Jaldo; Formosa, con Gildo Insfrán, y La Rioja, de la mano de Ricardo Quintela. Todos exponentes del peronismo clásico en una región en la que La Cámpora no pisa demasiado fuerte. Eso no exime a los jefes locales de haber estado expuestos al tembladeral que provocó la organización juvenil.

En Tucumán, -donde el gobernador Juan Manzur se tomó licencia para asumir como jefe de Gabinete y dejó en su lugar a Jaldo-, La Cámpora no tiene desarrollo territorial pero la única diputada nacional de esa agrupación, Mabel Carrizo, votó en contra.

Manzur y Guzmán, con senadores del FdT. (Foto: archivo)

Manzur y Guzmán, con senadores del FdT. (Foto: archivo)

¿Cómo quedó el vínculo del PJ con la agrupación K? “Todo mal”, se sinceró ante A24.com una fuente peronista de esa provincia, donde relataron que incluso el propio Jaldo intentó convencer a esa legisladora, sin éxito, de que votara con el Gobierno.

Si bien La Cámpora no tiene en Tucumán ni un intendente, sí ostenta el manejo del Anses regional a través del ex diputado Marcelo Santillán.

En el peronismo local están enojados con la diputada Carrizo porque le reprochan haber ingresado a la lista de 2019 a partir de un pedido directo del kirchnerismo en tiempos de gestación del Frente de Todos.

“Los que son de La Cámpora entienden que los pusieron desde Buenos Aires y por eso responden a ellos”, se lamentan desde el PJ tucumano, donde no ven una buena convivencia en lo que queda de mandato e incluso se quejan de que los camporistas, pese al desplante, “van a aparecer un día en los actos oficiales como si no hubiera pasado nada”.

De la misma manera votó, en el Senado, la legisladora salteña Nora del Valle Giménez, cercana al kirchnerismo y quien desoyó los reclamos públicos del gobernador Sáenz, uno de los que expuso en el Congreso a favor del proyecto del Ministerio de Economía.

Una situación similar se dio en Chaco, donde las legisladoras kirchneristas Lucila Maslin María Inés Pilatti Vergara votaron en contra en Diputados y el Senado, respectivamente, a contramano de sus compañeros de bloque.

Gobernador de Chaco, Jorge Capitanich. (Foto: archivo)

Gobernador de Chaco, Jorge Capitanich. (Foto: archivo)

Si bien en el peronismo de esa provincia aseguran que el gobernador Jorge Capitanich, cercano a Cristina, dio “libertad de acción” a los representantes en el Congreso, el grueso del PJ se inclinó por acompañar al Poder Ejecutivo.

Según revelaron a A24.com fuentes del PJ chaqueño, los ministros y funcionarios de esa provincia hicieron lobby en el Congreso para que los legisladores se inclinaran por la afirmativa. “Nadie quiere un derrape de la macroeconomía”, añadió la fuente, que agregó que, si bien el acuerdo con el FMI “no resuelve la situación, tampoco la empeora”.

Ese fue el criterio que primó y que La Cámpora no quiso escuchar, aunque los distintos sectores consultados aseguren que “nadie quiere la ruptura».

Es más, los representantes del PJ federal buscan aclarar que “en el interior no hay todavía una división Alberto-Cristina”, sino una “apuesta a la unidad y están todos esperando la paz”.

Para eso se basan en un razonamiento elemental: “Para sostener al Gobierno hay que sostener al Presidente”. Esa máxima es la que confirma, por lo demás, la alianza de Alberto Fernández con los gobernadores.

La «indiferencia» del PJ

Aliados. El Presidente junto al gobernador Bordet. (Foto: oficial)

Aliados. El Presidente junto al gobernador Bordet. (Foto: oficial)

Distinto a la situación de una provincia norteña como Formosa, donde el gobernador Insfrán exhibe una alianza monolítica con el Gobierno. La inclinación a cierto «pragmatismo» en la convivencia con La Cámpora es un estado de ánimo se extiende en otra regiones como el Litoral.

“La relación del PJ con La Cámpora no es ni buena ni mala”, dicen ante A24.com desde el peronismo de Entre Ríos, donde el gobernador Gustavo Bordet se muestra como otro aliado del Presidente.

“Acá se maneja una indiferencia regular, porque no hubo ninguna declaración del gobernador en contra de nadie”, afirman desde el PJ de esa provincia, donde el diputado camporista Tomás Ledesma votó en contra.

Otro es el registro en las provincias “grandes” que administra el PJ como Córdoba y Santa Fe. En la primera, tanto el albertismo como el kirchnerismo son expresiones “minoritarias” a raíz del predicamento de la versión “cordobesista” del peronismo que encarna el gobernador Juan Schiaretti, y que mandó a sus legisladores a acompañar a la Casa Rosada.

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa, Guillermo Merediz, y el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, participaron de la inauguración del Centro Tecnológico CIM.

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa, Guillermo Merediz, y el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, participaron de la inauguración del Centro Tecnológico CIM.

Santa Fe, por su parte, bulle en su propia dispersión peronista, aunque en esas latitudes el camporismo tiene más presencia. El gobernador Omar Perotti llamó a acompañar al Poder Ejecutivo y, ahora, maniobra en su propia interna para enderezar el frente.

A diferencia del escenario en la provincia de Buenos Aires, donde Máximo Kirchner hace el mayor despliegue de militancia, La Cámpora es en Santa Fe un sector más que debe lidiar con el PJ y la Corriente Nacional de la Militancia de Agustín Rossi, entre otros sectores con peso propio.

Cómo sigue

De las provincias del sur, la única al mando del PJ «puro» es Santa Cruz, donde Alicia Kirchner se muestra alineada a Cristina. Lejos quedaron los tiempos de buena relación con Alberto, cuando el entonces candidato “inauguró” su campaña de 2019 en esa provincia.

Pero, como es costumbre en el peronismo, el escollo por el FMI no les tapará el bosque. Otros proyectos demandan unidad y los distintos componentes del Frente de Todos se preparan para volver a cuadrarse. Esta semana arranca en el Senado la discusión por la reforma del Consejo de la Magistratura y el PJ advierte que, en ese caso, volverán a votar “todos juntos”.

Total Page Visits: 72 - Today Page Visits: 2