Femicidio de Fidencia Arapayú: citaron a 27 testigos para el juicio que arranca el martes

POLICIALES

Lotario Pablo Puzin (57) será juzgado ante el Tribunal Penal 2 de Posadas por el “homicidio agravado por el vínculo y violencia de género” de su pareja en mayo de 2019 en una vivienda de Colonia Oasis, Jardín América.

Fidencia Estela Arapayú fue asesinada a golpes y su cuerpo tapado con tierra en un pozo ciego, frente a su casa en Colonia Oasis, el 7 de mayo de 2019. Durante una semana la buscaron y su esposo participó de los rastrillajes, presuntamente hasta aportó datos para intentar hallarla con vida.

Arapayú tenía 49 años cuando fue masacrada a martillazos y fue Lotario Pablo Puzin, hoy de 57 años, quien fue detenido e imputado por el femicidio.

El próximo martes a partir de las 8.30, el acusado se sentará ante el Tribunal Penal 2 de Posadas para ser juzgado por el homicidio agravado por el vínculo y por la violencia de género (artículo 80 del Código Penal Argentino, incisos 1 y 11) con una expectativa de condena a prisión perpetua.

El encartado es changarín y colono y fue detenido por los rastros de sangre humana en el celular, en una cartera y en varios puntos de la vivienda donde residía Arapayú junto a tres de sus ocho hijos.

El juez de Instrucción de Puerto Rico, Roberto Sena ordenó la detención y elevó la causa a debate cuyo tribunal estará integrado por los camaristas Augusto Gregorio Busse, Carlos Giménez y César Antonio Yaya. La acusación corresponderá al fiscal Vladimir Glinka.

El cadáver se descubrió descomponiéndose dentro de un pozo resumidero de agua y desperdicios, la conmoción alcanzó no sólo a los hijos y demás familiares de la mujer, también vecinos y los propios uniformados que la buscaron durante seis días consecutivos y quedaron conmocionados por el espanto ante tamaña violencia.

Fidencia tenía la cabeza abierta a golpes, medía 1,55 metros de alto, tenía la tez trigueña y las manos curtidas de ama de casa, de una madre que crió niños y adolescentes, labró la tierra y que durante sus últimos días con vida visitaba al médico en Jardín América para finalizar los estudios que le permitieran operarse la vesícula, malestar que arrastraba hace varios días.

Las estudios ecográficos de las últimas horas estaban en su cuarto, donde se hallaron rastros de sangre que reaccionaron al luminol, prueba realizada por los peritos de la Unidad Regional IX durante la madrugada del martes 14 de mayo de 2019. En la cama, en su cartera, hasta en la billetera el químico dio positivo al rastro humano. Pero también se encontraron restos en el patio y en torno al pozo. Con la colaboración de bomberos policiales y tras el olfato de los perros de rastreo, cavaron a un costado de la pesada tapa de concreto y varillas de hierro, un cuadrado de 1,50 metros por lado.

Descubrieron el hueco y el fétido hedor se dispersó por la vivienda, propiedad y a varios metros, hasta casas vecinas. Los bomberos corrieron la tapa y rescataron el cuerpo con sogas y arneses. Instantes después, en una plantación de mandioca en la misma chacra encontraron tirado un martillo, que también tenía manchas tono escarlata, el mismo registro fue detectado en el barro de dos palas y en una prenda de vestir rota, un buzo o remera.

Fueron agendadas cuatro jornadas de debate, tres de producción de prueba y una audiencia para alegatos y sentencia, el viernes 1 de abril.

Total Page Visits: 80 - Today Page Visits: 1