Reino Unido catalogó como «acto terrorista» la explosión de un taxi frente a un hospital 

GENERAL

El Reino Unido elevó este lunes el nivel de amenaza terrorista de «sustancial» a «grave», el segundo más alto, luego de que la policía constara que la explosión de un taxi frente a un hospital de Liverpool fue causada por una bomba de fabricación casera.

«El Centro Conjunto de Análisis del Terrorismo ahora está incrementando el nivel de amenaza en Reino Unido de sustancial a grave. Y existe una razón para ello, y esa razón es porque lo que vimos ayer es el segundo incidente en un mes», declaró la ministra de Interior, Priti Patel, ante la prensa. La funcionaria hacía referencia a que este incidente ocurrió pocas semanas después del asesinato del diputado David Amess.

Este nivel de amenaza significa que el riesgo de un atentado se considera «altamente probable», explicó Patel. «Nunca cederemos ante los que quieren dividirnos con actos insensatos», agregó. En ese mismo sentido, el primer ministro Boris Johnson dijo que el pueblo del Reino Unido «nunca se dejará intimidar por el terrorismo».

Horas antes de las declaraciones de Johnson, las autoridades habían anunciado que la explosión de ayer en Liverpool, que provocó la muerte del presunto fabricante de la bomba y heridas al taxista, fue de naturaleza «terrorista», aunque agregó que aún se investiga sus motivaciones.

Durante la noche del domingo, la policía antiterrorista informó de la detención de «tres hombres de 29, 26 y 21 años» en «virtud de la ley de terrorismo» en esa ciudad del norte de Inglaterra. En tanto, este lunes, se dio el arresto de un cuarto hombre de 20 años. Todos serían «cómplices» del que murió en el taxi.

El ataque

El pasajero tomó el taxi en la avenida Rutland de Liverpool y pidió ir al hospital de mujeres, situado a 10 minutos en coche. La explosión ocurrió justo antes de las 11 de la mañana (hora local y GMT) durante las conmemoraciones a las víctimas de la guerra, llamado «Día del Recuerdo» en el Reino Unido.

A pocos cientos de metros, soldados, veteranos y miembros del público estaban reunidos para un homenaje en la catedral de Liverpool. La policía desconoce si la explosión estaba también dirigida a las conmemoraciones.

«No podemos establecer una conexión en este momento, pero es una línea de investigación que estamos explorando», dijo Russ Jackson, el responsable de la investigación en la conferencia de prensa de este lunes.

También precisó que los investigadores creen tener la identidad del pasajero, pero prefieren no revelarla de momento.

Algunos diarios y responsables políticos llamaron «héroe» al taxista, que resultó herido en la explosión, puesto que permitió -según ellos- evitar muertos. Asimismo, la policía informó que el hombre ya salió del hospital donde estaba siendo tratado.

«El caso aún está bajo investigación, por lo que no puedo comentar los detalles ni decir exactamente qué tipo de incidente fue (…) pero parece que el taxista en cuestión se comportó con un temple y una valentía increíbles», dijo Johnson, durante una visita a un centro médico de Londres.

Según el Daily Mail, el conductor se dio cuenta de que el pasajero era «sospechoso» y lo encerró en el taxi antes de escaparse. «El conductor de taxi, con sus esfuerzos heroicos, logró evitar lo que pudo ser una catástrofe horrible en el hospital«, aseguró la alcaldesa de Liverpool, Joanne Anderson, en declaraciones a BBC.

Tras el incidente, la policía registró un domicilio cercano a la avenida donde el sospechoso arribó al taxi y allí «se encontraron artículos significativos y se requerirán más investigaciones hoy y potencialmente en los próximos días».

La policía antiterrorista está a cargo de la investigación con el apoyo del servicio de inteligencia MI5.

Otros ataques

El Reino Unido sufrió atentados tanto de islamistas radicales como de extremistas de derecha en los últimos años, incluyendo un ataque suicida en un recital de Ariana Grande en 2017 en Manchester en el que murieron 22 personas.

El último incidente de este tipo, había ocurrido el pasado 15 de octubre, cuando el diputado David Amess fue apuñalado durante una reunión con votantes de su distrito, y la policía precisó que fue un acto de «terrorismo» cometido por un simpatizante del grupo fundamentalista Estado Islámico (EI).

Otro antecedente lamentable, tuvo lugar en 2016 cuando la legisladora del Partido Laborista, Jo Cox, fue asesinada a tiros y cuchilladas por un extremista de derecha.

Total Page Visits: 94 - Today Page Visits: 1