Arma de la Policía Federal en asesinato de un niño en Paraguay

POLICIALES

El hecho ocurrió el martes en una remota compañía del distrito de Yhú, que en guaraní significa “agua negra”, en el departamento de Caaguazú, en el centro de Paraguay.

Según los testimonios, Milciades Acuña Báez, de 12 años, regresó de la chacra a la casa donde vivía para tomar agua, cuando se encontró con sus asesinos.

Eran las 10:55 de la mañana, el niño forcejeo con los hombres que hurgaban adentro de la vivienda, hasta que en un momento dado uno de ellos sacó el arma y le disparó en el pecho.

Su abuela, Bernarda Acosta, de 66 años, contó que Milciades estaba con ella y que volvió a la casa para refrescarse y minutos después lo escuchó gritar.

Lo encontró cerca de un alambrado. Agonizaba. Dijo que antes de desvanecerse, le manifestó que un hombre le había disparado. Murió poco después en una clínica de la zona.

La pistola

El miércoles, menos de un día después del crímen, la policía paraguaya capturó a uno de los asesinos de Milciades: Mario Esteban Ortiz, que fue quien le disparó.

Se ocultaba en un monte en los límites de los departamentos de Caaguazú, San Pedro y Canindeyú. Según confesó a la policía, él y su hermano entraron esa mañana en la casa donde vivía Milciades con sus abuelos con intenciones de robar.

Entre sus cosas, la policía encontró el arma homicida, una pistola 9 mm que hizo un largo viaje hasta llegar a sus manos; marca Versa y con la inscripción “Policía Federal Argentina”.

Total Page Visits: 23 - Today Page Visits: 3