Crecimiento de inversiones: la industria textil busca igualar récord del 2011

GENERAL

El sector terminará el año con un nivel de producción por encima del 2019. La mayoría de los empresarios están tomando personal.

Producto de la fuerte reactivación experimentada, la industria textil podría alcanzar este año el récord de inversiones en el sector, ya que lleva USD155 millones en los primeros diez meses pero está en condiciones de igualar los USD211 millones del 2011. 

Así lo expresó a BAE Negocios el secretario de la Fundación Pro Tejer, Luciano Galfione, al término del encuentro con la prensa durante la presentación de la nueva convención textil, que se lleva adelante en Pilar. «Seguro estaremos en los 200 millones de dólares en bienes de capital, pero podemos llegar al récord del 2011, perfectamente», aseguró, ya que las inversiones este año se encuentran 12% por encima del primer trimestre de 2019.

Thank you for watching

«Durante el gobierno anterior, se perdieron 25.000 puestos de trabajo registrados», dijo Galfione, quien lamenta la combinación de «recesión y destrucción de empleo con pandemia que terminó por castigarnos».

«Hoy en la Argentina los textiles estamos creciendo por las políticas y las correctas decisiones», afirmó el presidente de la Fundación, Yeal Kim, al presentar el informe a la prensa en un encuentro previo a la jornada Pro Textil 2021. Kim comparó el desarrollo de la industria textil en Corea del Sur que se dio entre las décadas de los 50 y 90, y consideró que la Argentina tiene «un potencial muy fuerte» para desarrollar el sector, pero que debería crecer en la escala de producción y avanzar en el valor agregado en la producción.

Por su parte la economista jefa de la Fundación, Priscila Makari, señaló que, en el período que fue entre 2016 y 2019, la cadena textil atravesó una crisis debido a la apertura comercial, el desaliento a la producción, la rentabilidad financiera de corto plazo y la pérdida de poder adquisitivo que derivó en una crisis industrial y social.

Más empleo

El tesorero y presidente de la Cámara del Sweater, Pedro Bergaglio, expresó que «en el último año hubo una creación neta de 2.500 puestos de trabajo en la industria textil y una pérdida de 4.800 puestos en el sector de la indumentaria».

Galfione fue gráfico: «Todos los empresarios presentes acá, estamos tomando personal; va a bajar la desocupación en el sector y hay que gente que no se terminó de reincorporar por la pandemia».

En esta dirección, Bergaglio calificó a la administración del comercio exterior como «importante» ya que el modelo de «sustitución de importaciones trae inversiones».

 En ese contexto, aseguró que este año «hay signos positivos de recuperación y a futuro», dado que «la economía viene recuperándose trimestre a trimestre, siendo la inversión el componente que más creció».

De todos modos, el consumo privado está siete puntos por debajo del nivel de 2019, por lo que el sector espera medidas con esa orientación para generar empleo genuino y lograr una mejora en el poder adquisitivo.

Capacidad instalada

La capacidad instalada de la industria textil se situó 2,7 puntos porcentuales por encima del mismo período de 2019. En cuanto a las importaciones, la economista Makari consignó que hubo un crecimiento neto respecto de 2019, con un cambio en la composición: mayores compras de insumos debido a la recuperación textil y una caída en el ingreso de prenda final.

Por su parte, Galfione destacó que «este año hay un récord absoluto de importaciones de bienes de capital» y sostuvo que las expectativas de los empresarios son «de crecimiento». Por ese motivo, consideró importante «seguir fortaleciendo el mercado interno e ir a una plataforma exportadora».

De hecho, valoró la importancia de «seguir teniendo políticas acordes al desarrollo de las inversiones», y destacó que «hoy nos estamos financiando a tasas negativas». Consultado sobre los aumentos en los precios de la indumentaria, Galfione dijo que se trata de un tema «multicausal» en el que influyó además «la pandemia ,que trajo un aumento sistemático de los commodities».

Precios, en la mira

En este punto, recordó que «un 60% del sector textil es importado en la Argentina; las fibras sintéticas aumentaron 70% en dólares; el algodón, 100%; y los fletes, 600%».

Además, se refirió a «una inflación de costos enorme» y consideró que existe una «distorsión» debido a que los precios de la ropa que se miden en el índice de precios al consumidor (IPC) -que tuvieron en septiembre una suba de 64% interanual- «son los precios de lista, de alta temporada y en centros de consumo», mientras que, en la práctica, «las compras se realizan en liquidación, con promociones bancarias y en otros lugares».

En tanto, Bergaglio señaló que «un control de precios es imposible (en la indumentaria), a diferencia del sector alimenticio», y aseguró que «las inversiones que estamos haciendo propician el aumento de la oferta y van a contribuir a estabilizar precios».

Total Page Visits: 23 - Today Page Visits: 1