17 de octubre: Un Día de la Lealtad de celebración y reencuentro

GENERAL

En un festejo que se repitió en varias plazas del país, una multitud recordó el 17 de octubre y su significado. La principal oradora fue Hebe de Bonafini, con el pedido de no pagar al FMI. 

Una suerte de celebración del reencuentro se vivió en la Plaza de Mayo en una fecha cara para el pueblo peronista: el 17 de octubre, que al igual que el de 1945, este año cayó Día de la Madre. Una multitud se congregó en el lugar que simboliza el corazón político de la Argentina y también en numerosas plazas del país, en actos que tuvieron mucho de liturgia, de festejo y de reclamo. La principal oradora en el escenario ubicado frente a la Casa Rosada fue la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, primera impulsora del acto en esta fecha –junto a diferentes organizaciones políticas, sindicales y de derechos humanos–, que encaró su discurso con un pedido concreto dirigido al Presidente: «Le quiero decir que este acto es el inicio de una lucha hasta que consigamos no pagar la deuda externa. Hoy empezamos«. Hoy tendrá lugar otro acto, organizado por la CGT, frente al monumento al trabajo. 

La consigna convocante

«Las Madres estamos muy felices de haber tirado esta idea y que todos los compañeros la hayan tomado como propia, sobre todo los compañeros de los sindicatos», comenzó marcando Hebe. Su voz fue la que dio comienzo el acto anunciado desde los altoparlantes como «del Día de la Lealtad y contra el pago al Fondo Monetario Internacional», y hacia allí se dirigió el discurso de la presidenta de Madres: «Señor presidente, la mitad de los argentinos estamos bajo la línea de la pobreza, hay una gran mayoría de pibes que hoy están comiendo apenas, ¿y usted quiere pagar la deuda?, ¿con qué?, ¿usted quiere pagarle la deuda a Macri, que es el chorro más grande del país? Usted quiere hacernos pagar un robo. La deuda no es nuestra», enfatizó. 

Tras su discurso, de unos quince minutos, siguieron otros más breves e igualmente contundentes: del exministro de Economía, Amado Boudou (que no estaba originalmente anunciado entre los oradores); el secretario de ATE Capital, Daniel Catalano; el diputado y secretario del Sindicato de Obreros Curtidores, Walter Correa; el secretario de Suteba, Roberto Baradel; el intendente de Ensenada, Mario Secco (tampoco había sido anunciado en la convocatoria de Madres), el dirigente gremial de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera, Heber Ríos, y la secretaria de la cooperativa La Pascana, Ana Nuciari, en representación de la economía social. 

En un momento de la tarde corrió el rumor de que Alberto Fernández iría a la Plaza –el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Alberto Ferraresi, lo anunció de hecho en diálogo radial desde la plaza con Raúl Kollman–, pero finalmente eso no ocurrió. El mensaje del presidente circuló desde la mañana, y fue enviado a través de su cuenta de Twitter, con un video con imágenes del histórico día de 1945. «Hace 76 años, argentinas y argentinos salieron a las calles en reclamo de la libertad de un coronel que defendió a quienes trabajaban. Ese día marcó un camino de lealtad inquebrantable con el pueblo. Compañeras y compañeros, celebremos en unidad esta fiesta de la democracia», escribió el mandatario. 

Además de Ferraresi, los ministros Jorge Taiana, Daniel Filmus, Gabriel Katopodis, Juan Zabaleta, Santiago Cafiero, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, estuvieron presentes. También el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, los candidatos Leandro Santoro, Gisela Marziotta, Victoria Tolosa Paz, Daniel Arroyo, los ministros bonaerenses Andrés Larroque, Martín Insaurralde, Leonardo Nardini, los intendentes Fernando Espinoza, Gustavo Menéndez, el secretario del Suterh y coordinador del Grupo Octubre, Víctor Santa María, el secretario de UTE, Eduardo López, la directora de Asuntos Jurídicos en el Senado, Graciana Peñafortentre muchos otros y otras. 

Foto: EFE

Un día peronista 

Cerca de las 16, las inmediaciones de la Plaza, y de 9 de Julio y Avenida de Mayo –el punto de partida de la convocatoria a la marcha–, ya lucían con una gran cantidad de manifestantes reunidos. Sobre la 9 de Julio concentraron las numerosas columnas de las organizaciones. Entre las más nutridas, las de la CTA, H.I.JO.S, Barrios de Pie, La Cámpora, Corriente Peronista 13 de Abril, Peronismo Militante, la CTD Aníbal Verón, el Frente Social Peronista. 

A lo largo de toda la marcha también se convocó mucha gente «suelta», familias, personas de todas las edades, muchos y muchas portando banderas y carteles de confección casera: «No al pago de la deuda», «Más kirchnerismo, por favor», «Ya es tiempo de que Milagro quede libre», con un reloj gigante marcando los más de 2.000 días que la dirigente social lleva presa.

Con un soleado «día peronista» al tono, el clima fue de celebración: «Recuperamos la calle», se escuchaba. «Nunca la perdimos», también a modo de respuesta. Algunos manifestaron haberse movilizado el año pasado en pandemia, desde sus autos. Recorriendo los muchos metros de rejas que rodean la Casa Rosada, se vio una inmensa bandera con la leyenda “Imposible apagar tanto fuego – Néstor Vive” e imágenes pintadas del expresidente Néstor Kirchner. Otro cartel de dimensiones atravesaba la plaza con la leyenda “Encuentro peronista” y los dibujos de los rostros de José de San Martín, Juan Perón, Eva Perón, Manuel Belgrano, el Indio Solari, Carlos Mugica y Estela de Carlotto. 

Foto: Enrique García Medina

Los discursos

A las 17.15 conmenzó el acto con el discurso de Hebe de Bonafini, quien habló rodeada de otras Madres, bien enfocado en el pedido del «No al pago de la deuda externa», y con pedidos críticos dirigidos a Alberto Fernández: «Nos da mucha tristeza que usted siempre se junte con los ricos, con los grandes empresarios, con los gordos de la CGT, y no nos escuche a nosotros», expresó. «Somos parte del pueblo que lo votó, y que lo va a seguir votando si se comporta como debe. Le pido que nos escuche, que nos atienda, no somos dos o tres, somos millones, más de la mitad de la población argentina que está pobre y más que pobre», pidió. 

En la misma línea se manifestó Boudou: «El Frente es con todos, también con nosotros, nuestra voz también tiene que estar ahí adentro«, expresó. Y reiteró la consigna convocante: «La deuda no es solo un problema político, económiico o financiero. Es la cadena con la que pretenden condicionar nuestros sueños», definió. 

«Nos encontramos en esta plaza de los sueños, de la resistencia, bajo una consigna que es el ‘no pago de la deuda’. Cuando las Madres convocaron esta marcha muchos dijeron que sería opositora, en contra del Gobierno, pero nosotros sabemos muy bien dónde está el enemigo. Queremos que la deuda la pague Macri y no el pueblo», dijo a su turno Catalano. 

Baradel consignó que «no se puede pagar la deuda con las necesidades de nuestro pueblo» y pidió «que la pague quien la contrajo, quienes fugaron los capitales». «Vamos a trabajar como siempre lo hicimos compañeros, con nuestras verdades. Este 17 de octubre nos hace más fuertes, a no bajar los brazos. Nosotros no timbreamos, no nos sacamos fotitos con la gente, nosotros somos parte de esa gente que lucha todos los días», sumó Secco. 

El pedido de libertad de Milagro Sala también atravesó varios de los discursos: «No puede ser que Milagro y sus compañeros de la Tupac estén presos todavía por causas inventadas», sintetizó Nuciari.  

Total Page Visits: 55 - Today Page Visits: 2