Jueza de línea de Oberá denunció a un futbolista

POLICIALES

Maira Zimmermann sufrió insultos y un intento de agresión física. “Todos los fines de semana me cruzo con gente machista. Esta vez tuve miedo”, afirmó la denunciante

Una jugada como tantas en un partido de fútbol, un fallo arbitral y una reacción de extrema violencia que sorprendió hasta a los propios compañeros del agresor, ya que la destinataria de irreproducibles insultos y burlas fue una joven mujer árbitro que ofició de jueza de línea en un encuentro de veteranos.

Además de la violencia verbal y misoginia, la chica también habría padecido un intento de agresión física, lo que la hizo entrar en pánico y la obligó a abandonar el partido.

“Todos los fines de semana me cruzo con gente machista, sobre todo en el público. Pero esta vez tuve miedo porque esta persona me dijo barbaridades y en un momento me quiso pechear. Estuve varios días muy mal y hasta tenía miedo de ir a trabajar”, reconoció Maira Zimmermann (19).

El agresor fue identificado como Cristian Rafael C. y la denuncia fue radicada ante la Seccional Segunda de Oberá, con intervención del Juzgado de Instrucción Dos.

En tanto, la víctima analiza presentar su caso ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

“Es un hecho que no puedo dejar pasar porque me afectó mucho. Esta persona me humilló como mujer, humilló a mi familia y es algo que no se puede tolerar. Después de eso tuve asistencia psicológica y demoré más de un mes para volver a arbitrar. Mi reclamo no es sólo por mí, sino por todas las chicas que arbitran. Hace dos semanas agredieron físicamente a una compañera en Los Helechos. Es una locura lo que está pasando”, remarcó.

Como contrapartida, el agresor fue suspendido por sólo siete fechas, lo que fue criticado por Zimmermann. “Si vuelve a jugar no creo que arbitre más. No estaría tranquila”, agregó.

“Me dijo cosas horribles”

La agresión a la árbitro se registró el pasado 28 de agosto en el Club Unión de Oberá.

Se jugaba el segundo tiempo del partido entre Club de Amigos y El Portal, equipo en el cual juega Cristian Rafael C. Se trata de un ex futbolista de Atlético Oberá, empleado bancario y empresario.

Zimmermann sancionó posición adelantada, lo que desató el reclamo del futbolista.

“Comenzó a agredirme verbalmente y se burló de mí, me discriminó por género, por ser mujer. Me dijo muchas cosas horribles que mucha gente escuchó. No es sólo mi palabra, hay como 50 testigos. Entonces llamé al árbitro para la sanción, porque existe un reglamento y esto no puede suceder con ningún árbitro y en ninguna cancha”, detalló la joven

Ante el informe de la jueza de línea, el árbitro principal expulsó al jugador, lo que lo llevó a sobrepasarse al extremo.

“Me dijo cosas muy feas en serio. Hasta me sobró por plata, se burló de mí. Me quebré, me largué a llorar y salí de la cancha. Ahí se armó un tumulto porque ingresó mucha gente para recriminarle por lo que me hizo. La gente se indignó por lo que me hizo”, mencionó.

Asimismo, subrayó que el mismo jugador ya la había insultado en otras ocasiones.

Al respecto, opinó que “es una persona muy prepotente, muy soberbia y muchas veces lo dejé pasar. Pero esta vez no lo permití porque me afectó mucho. Yo voy a arbitrar porque es una profesión, una actividad que me apasiona. Mi papá también es árbitro y sigo el ejemplo de él. No es una tarea sencilla porque te quemás por el sol, te mojás con la lluvia y hasta recibís amenazas. Después de algo así como lo que me pasó te bajoneás y te cuesta volver, pero es mi pasión y quiero seguir, pero no a cualquier costo”, dijo.


Analizan sanción ejemplificadora

En diálogo, Maira Zimmermann reconoció que el incidente en el Club Unión la afectó anímicamente, le generó temor y hasta se replanteó abandonar el arbitraje, pasión que heredó de su padre, Fabián Zimmermann, quien posee una larga trayectoria en la Liga Regional Obereña.

“Soy gestora y de lunes a viernes trabajo en eso. Pero el arbitraje es una pasión, no lo hago por plata”, remarcó la joven, quien el último fin de semana volvió a arbitrar en un partido de la Liga Infantil. Además, se mostró sorprendida porque el agresor recibió sólo siete fechas de suspensión, a pesar del informe arbitral y la existencia de una denuncia penal.  En tanto, desde el Tribunal de Disciplina del Colegio de Árbitros anticiparon que analizan imponer una sanción de varios años al futbolista implicado, quien no podría participar de ninguno de los torneos que se realizan en la Zona Centro. Se trataría de una sanción ejemplificadora que siente un precedente. Por su parte, la joven mencionó que “si bien esta situación me afectó emocionalmente, gracias a Dios estoy muy contenida. Tengo a mi familia, a mis colegas y a mucha gente con la cual nunca pensé que iba a contar y están apoyándome en todo lo que necesito. Nadie tiene derecho de agredir como me agredieron, de lastimarme como lo hizo esta persona”.

Total Page Visits: 28 - Today Page Visits: 1