El hospital quedó sin juguetes y piden donaciones para seguir colaborando

GENERAL

En el lugar que funciona sobre avenida Martín Fierro de Posadas empezaron a preparar regalos para Navidad y Reyes, pero la ayuda que llega es casi nula.

“Damos vida a los juguetes rotos o en desuso. Los arreglamos, reparamos, pintamos y una vez que están listos, los donamos a los chicos de diferentes rincones de la provincia”, ese es el lema del Hospital de los Juguetes, pero en el último tiempo quedaron casi sin piezas para seguir reparando y donando a los niños más necesitados. Durante el Mes del Niño entregaron miles de bolsas con juguetes a pequeños de toda la provincia y ahora se organizan para empezar a trabajar de cara a la Navidad y Reyes Magos. Pero las donaciones son casi nulas.

Como un centro de salud, este hospital funciona de manera incansable todos los días y por unas horas un grupo de voluntarios se convierten en médicos trabajando ad honorem para recuperar los juguetes rotos. Nada se tira, todo se recupera y recicla con un único fin: hacer feliz a un niño.

“Todo lo que nos donan no alcanza”, contó Silvia Moreno (69), fundadora del lugar donde de manera desinteresada acuden voluntarios a donar su tiempo para reparar los juguetes que llegan.

“Ahora tenemos muy pocas donaciones, así que estamos trabajando con lo que teníamos más antiguo para arreglar. Pero en noviembre ya tenemos que empezar a entregar para diciembre”, señaló.

Esta semana, por ejemplo, empezaron a llegar pedidos desde comedores comunitarios y hogares donde solicitan regalos para los niños, pero es tal la demanda que muchas veces no dan abasto. “Con la pandemia se duplicó el pedido de juguetes. En el Mes del Niño nosotros entregamos siete mil bolsas de juguetes pero si hubiéramos tenido diez o doce mil, las hubiéramos entregado también”, comentó la mujer que fundó el espacio hace seis años y medio.

Otra falta es la de personas que quieran donar su tiempo para hacer feliz a un niño. “A veces hay cinco voluntarios, a veces una, a veces estoy sola. Este es un trabajo que de acuerdo a lo que nos piden necesitamos 20 voluntarios, pero tenemos menos de la mitad”, dijo.

“Lamentamos mucho cuando no podemos cumplir con lo que nos piden, pero hacemos todo y más y trabajamos muchísimas horas por día. Esto es una entrega y un compromiso moral y hacemos lo que podemos”, explicó la mujer mientras clasificaba y ordenaba cajas con brazos o piernas de muñecas, ruedas de autos, torsos de superhéroes y más.

A veces también hacen de intermediarios para entregar cunas, cochecitos o ropa de bebé.

El hospital quedó sin juguetes y piden donaciones para seguir colaborando

Voluntarios
Norma es una de las voluntarias que todos los días acude a donar unas horas para reparar juguetes. “Viví 40 años en Eldorado, me jubilé en 2017 y vine a Posadas y al principio pensé que era divertido estar jubilada y después me sentí una inútil”, detalló sobre qué la llevó a ser parte del grupo.

“Como en Eldorado siempre hice trabajos solidarios, le pregunté a una amiga ‘¿qué puedo hacer?’ y ella me dijo ‘tenés que ir al Hospital de los Juguetes’ y vine y la encontré a Silvia sola arreglándolos y desde ese día vengo todas las mañanas. Y la verdad es que sana hacer cosas para los demás. Porque si estuviera en mi casa haría las cosas del hogar y nada más, porque los jubilados no tenemos opciones de seguir trabajando y esto de venir a hacer un trabajo que encima le hace feliz a un niño…. Yo le recomiendo a cualquier persona que está en su casa triste sin saber qué hacer, que venga porque ayudar en esto o en cualquier otra, es sanador”, añadió mientras clasificaba piezas sanas y rotas antes de lavarlas y embolsarlas.

Estela también es jubilada y afirmó que en este lugar encontró el espacio para hacer algo por los demás. “Cuando te jubilás es importante que ocupes ese tiempo que lo tenías ocupado en tu trabajo en tratar de hacer una obra que quede y por eso consideré que el mejor lugar era este. Hace tres años que vengo y es hermoso poder darle una nueva oportunidad al juguete, a veces vienen pedazos y acá los rearmamos y festejamos cuando completamos uno. Son cosas que iban a ir a la basura y de alguna manera también contribuimos con el planeta”, sostuvo.

Mónica se sumó hace un año. Es de Eldorado pero cada vez que está en Posadas visitando a su hija se hace unas horas para ir a ayudar.

“Mi tiempo libre lo quiero dedicar a hacer algo para los demás. Y me llena de satisfacción saber que no estoy con un ocio en mi casa sino que estoy dedicando ese tiempo para darle alegría a los chicos. Es una manera de retribuir en algo lo que uno recibió en la vida”, dijo.

Guadalupe es una de las más recientes voluntarias. Se sumó hace tres meses a hacer algo que siempre deseó. Una pérdida afectiva cercana fue lo que la terminó impulsando.

“Los niños para mí son especiales y lo que vale es lo que uno hace por los otros, eso es lo que queda. Así que terminé animándome y vengo tres o cuatro veces por semana. Es muy lindo y Silvia, que es la creadora de esto, tiene un corazón enorme y cero egoísmo y te enseña todo lo que puede y también te deja crear. Además cada uno trae una idea y entre todas vamos tratando de sacar la mayor cantidad de juguetes”, destacó.

Michael (25) es el único voluntario varón y el más joven. Además de reparar las piezas más grandes y trasladarlas, es el encargado de la parte electrónica y de soldar. “La verdad es que me siento muy contento, no sabría cómo explicar la alegría que uno siente”, comentó el chico.

Por su lado, Silvia sumó: “Falta mano de obra masculina porque tienen más fuerza y más idea mecánica”. Mientras explicó que a futuro la idea es poder constituirse como una fundación “pero los trámites son muy largos y complejos”.

“Mientras tanto, acá vamos a seguir hasta que el cuerpo aguante. Pero lo nuestro no es protagonismo, no lo queremos, para eso están los políticos. Nosotros sólo arreglamos y entregamos los regalos a los chicos”, finalizó.

Para agendar
Cómo ayudar
El Hospital de los Juguetes funciona en avenida Martín Fierro 3825 de Posadas. Reciben donaciones de juguetes en cualquier estado para ser reparados y luego donados. Allí también se pueden sumar como voluntarios. El teléfono es 3764-675750.

Total Page Visits: 22 - Today Page Visits: 1