Intentaron secuestrar a una adolescente de 14 años a metros del colegio en Posadas: “Está asustada, no quiere ir a ningún lado”, narró su madre

POLICIALES

Una vecina del barrio La Misionerita, de Itaembé Miní (Posadas), denunció que, el pasado miércoles por la mañana, un sujeto que se movilizaba en un automóvil Fiat Spazio 147 rojo quiso secuestrar a su hija de 14 años a metros del colegio. Luego de que la familia radicara la denuncia la policía abrió una investigación.

Patricia Brito, madre de la víctima habló y reveló cómo fue esta situación tan estresante que vivió la menor, que hoy “está muy asustada, no quiere salir de la casa, no quiere ir a la escuela o a ningún otro lado”, señaló. 

El miércoles pasado, la nena de 14 años se dirigía a la escuela junto a la pareja de su madre y su hermano menor. Como era costumbre para la familia, el tutor de la menor la dejó en la esquina de la institución y de allí ella caminaría los pocos metros que restan hasta ingresar al predio educativo. “Como son adolescentes no quieren que le dejemos en frente a la escuela, entonces le dejó en la esquina como siempre”, explicó la madre de la víctima. 

“En ese pequeño trayecto de la esquina hasta la entrada de la escuela, paró un auto 147 de color rojo de forma brusca, dejó la puerta abierta, bajó un hombre y le preguntó  sobre una escuela del centro. Le dijo si sabía donde estaba el colegio Roque González, y mientras tanto ella siguió caminando porque no lo conocía”, relató Brito recordando lo que su hija le contó. 

“Cuando ella se dio cuenta ya le tenía al hombre encima y no podía escapar, entonces le dice que no sabía nada y sigue haciendo intentos para sacarse de las manos del hombre que le agarraba del brazo y le estiraba para hacerle entrar al auto. Ella hace unas maniobras, le da un pisotón en el pié y se escapa porque tiene conocimientos de artes marciales y pudo hacer palancas y escapar”,  describió su madre. 

La modalidad del colegio es que los chicos entren inmediatamente y que no esperen afuera   justamente por la inseguridad que hay hoy en día, explicó Brito y es por eso que mientras sucedía todo esto, la menor no tenía cerca a nadie más para pedir ayuda.

“No me salía la voz mamá me dijo mi hija, lo único que me salió hacer fue darle un pisotón, escapar y entrar corriendo a la escuela”, manifestó su progenitora.  Luego de entrar a la institución “la adolescente no podía respirar, hablar, gritar y no le conocía a nadie, entró completamente en estado de shock. Sus compañeros la vieron y le socorrieron en ese momento, le tranquilizaron y ahí me llamó”, agregó. 

Cuando Brito se enteró del intento de secuestro a su hija, llamó a su marido que venía de dejar a su otro hijo en la escuela y este se dirigió automáticamente a ver a la niña. Inmediatamente los directivos hicieron la denuncia a la policía, junto a la menor y sus padres. De ahí acudieron a la Comisaría novena de Itaembé Miní y luego a la comisaría de mujer, donde fue asistida por un grupo interdisciplinario de profesionales (entre psicólogos, médicos y otros).

La madre de la víctima contó que desde ese entonces, la policía abrió una investigación para tratar de identificar si este intento de secuestro fue al azar o si fue intencionalmente cometido para afectar puntualmente a la menor, por algún motivo desconocido tanto para ella como para su familia. 

Una de las líneas de investigación que sostienen los investigadores es que este intento de captura de la menor está asociado a los mensajes que intercambiaba la menor con una amiga colombiana con quien chateaba en redes sociales. Además, la policía  ya tiene el identikit con los detalles físicos que la menor dio del sujeto. 

“Al día siguiente de lo que pasó con mi hija desapareció otra chica de 13 años y también quisieron abusar de otra menor en la misma zona”, expresó la madre y es por esto que los vecinos del barrio piden a la policía que extreme la seguridad y no deje de hacer recorridas con la patrulla. 

Total Page Visits: 32 - Today Page Visits: 1